Álvaro Uribe, en contravía

No en todo lados el exmandatario comparte las decisiones de la U.

Desde que salió de la Presidencia de la República, Álvaro Uribe dejó en claro que seguiría activo en el escenario político nacional y fue en enero de este año que, de cara a las elecciones de autoridades locales y regionales del próximo 30 de octubre, anunció que haría campaña por los candidatos del Partido de la U y de los conservadores en todo el país.

En un principio todo fue entusiasmo, sobre todo en la U —que siempre se ha vendido como el partido de Uribe—, pensando en que el prestigio del exmandatario serviría para impulsar sus campañas en zonas claves del territorio nacional. Hoy, casi diez meses después, en el Valle del Cauca y el Meta, sus dirigentes ven como Uribe va en contravía de quienes obtuvieron el aval o están siendo respaldados a las gobernaciones de esos dos departamentos.

En efecto, a mediado de septiembre, los partidos de la U y Liberal oficializaron su alianza en torno al nombre de Jorge Homero Giraldo como su candidato a la Gobernación del Valle. Mientras tanto, el miércoles pasado, el expresidente Uribe, en un acto realizado en el hotel Radisson de Cali, ratificó su apoyo a Ubéimar Delgado, el aspirante conservador al mismo cargo.

“Respeto las decisiones tomadas por la U en el Valle del Cauca, pero estoy convencido de que Ubéimar Delgado es el único candidato que le garantizará seguridad, ecuanimidad y transparencia en el manejo de los recursos públicos. En el Valle elegirán a un gran líder”, dijo el exmandatario.

En el Meta, a pesar de que Uribe dijo públicamente que asistió a Villavicencio a impulsar las candidaturas de la U —Wílmar Barbosa para la Gobernación y Juan Guillermo Zuluaga para la Alcaldía de Villavicencio—, por todos los medios locales se han difundido fotografías suyas levantando la mano de sus contrincantes.

Hernán Gómez, candidato del Partido Verde a la Gobernación, tienen como frase de campaña ser el elegido de Uribe e incluso ha enviado comunicados de prensa vendiéndose como uno de los uribistas número uno. “Álvaro Uribe ratificó una vez más en Villavicencio que Hernán Gómez, candidato de las nuevas generaciones por el Partido Verde, es quien encarna la política de seguridad democrática y por tanto estará con él hasta el 30 de octubre, cuando las nuevas generaciones obtengan la victoria”, dice precisamente uno de los boletines.

Una situación similar ocurrió con los candidatos a la Alcaldía de Villavicencio. Uribe se entrevistó con el conservador Víctor Delio Sánchez, a la vez que visitó a Juan Guillermo Zuluaga. Sin embargo, el expresidente fue claro en explicar que su apoyo es a Zuluaga.

Un parlamentario de la U, que pidió omitir su nombre, explicó que Uribe asistió para impulsar las candidaturas de los candidatos de la colectividad, pero “por su generosidad aceptó fotos y conversaciones con otros aspirantes, que se aprovecharon para manosearlo y sembrar cizaña”.