Álvaro Uribe y sus hijos fueron diagnosticados positivos para COVID-19

Noticias destacadas de Política

A su finca, ubicada en cercanías de Montería, llegó hoy un vehículo con insignias de la misión médica y con personal con elementos de bioseguridad. El mandatario tiene 68 años, por lo que es considerado parte de la población de mayor riesgo ante el coronavirus. Tomás y Jerónimo también fueron diagnosticados.

Menos de 24 horas después desde que se conoció la decisión de la Corte Suprema de Justicia contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez –a quien cobijó con detención domiciliaria–, este miércoles se confirmó que fue diagnosticado positivo para COVID-19. Lo anterior, tras una visita de la misión médica que llegó hasta la finca El Ubérrimo, en Córdoba, donde permanece confinado por cuenta del aislamiento obligatorio. Asimismo, se conoció que sus hijos, Tomás y Jerónimo, también tienen la enfermedad.

En contexto: Álvaro Uribe, con detención domiciliaria

Según fuentes del Centro Democrático, el propio Uribe les ratificó que fue diagnosticado con el nuevo coronavirus, aunque sería asintomático. En la mañana de hoy, el exmandatario fue sometido a un chequeo agendado de tiempo atrás, en el que fue sometido a la prueba del COVID-19. Ello explicaría por qué el equipo médico ingresó con elementos de bioseguridad y con los respectivos trajes de protección.

Incluso, fuentes allegadas al senador corroboraron que presenta un buen estado de salud y que, de hecho, está “más fuerte que nunca”. Al parecer, el expresidente está saliendo de la enfermedad, que había contraído hace poco más de una semana.

El senador Gabriel Velasco, vocero del Centro Democrático en el Congreso, confirmó el diagnostico adverso contra Uribe, pero señaló que su estado de salud es óptimo. “No ha presentado mayores síntomas ni ninguna dificultad respiratoria. Esperamos su pronta recuperación y desde la bancada del Centro Democrático le mandamos un abrazo solidario”, dijo.

Según constataron periodistas de diferentes medios que hacen guardia en inmediaciones de la finca, ubicada en Montería, en la mañana de este miércoles llegó hasta el lugar un vehículo con insignias de la misión médica. La prueba a la que habría sido sometido el expresidente al parecer estaba pedida desde hace tres días.

En marzo pasado, según un informe del Instituto Nacional de Salud al que tuvo acceso El Espectador, tanto Uribe como su esposa, Lina Moreno, se sometieron en ese entonces a la prueba específica para determinar si estaban contagiados o no de COVID-19.

Los dos se practicaron la prueba en el Hospital San Vicente de Paul de Rionegro, cuya sede queda muy cerca de su casa en Llanogrande. Ninguno de los dos había estado recientemente en el exterior ni había tenido contacto con personas que volvieran de un país con alto índice de contagios. Sin embargo ambos declararon haber viajado a Montería, y, en el caso del expresidente, también a Paipa. El resultado en ese momento fue negativo para ambos.

Este martes, la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, en una decisión unánime, dictó medida de aseguramiento contra el actual senador y expresidente, quien es investigado por los delitos de soborno y fraude procesal. Esta es la primera vez que, por orden judicial, un exmandatario de Colombia se ve restringido en su libertad.

De acuerdo con el alto tribunal, la decisión se basa en un riguroso estudio jurídico que determinó que, estando en libertad, Uribe podría representar un riesgo de obstrucción de la justicia. La decisión se adoptó en una sala extraordinaria conformada por cinco de los seis magistrados de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, pues la magistrada Cristina Lombana fue separada del caso.

El alto tribunal encontró que, al parecer, el senador Uribe sí promovió acciones indebidas para manipular testigos, razón por la cual la Corte abrió un proceso en su contra en 2018. Los abogados Diego Cadena, quien representaba a Uribe, y el socio de este, Juan José Salazar, son investigados por la Fiscalía en una causa paralela.

“La providencia fue adoptada con base en un riguroso estudio jurídico sobre la realidad procesal que indica posibles riesgos de obstrucción de la justicia, respecto al futuro recaudo de pruebas de hechos presuntamente delictivos que involucran tanto al senador Álvaro Uribe, como al representante Álvaro Hernán Prada”, explicó el alto tribunal en un comunicado de prensa. En esa declaración la Corte aclaró que varias personas allegadas al senador habrían emprendido probables actos de manipulación de testigos con la presunta aprobación del expresidente Uribe.

Comparte en redes: