Ángela María Robledo, en defensa de su curul

El Consejo de Estado está a punto de decidir una demanda en contra de la congresista quien, en las elecciones presidenciales de 2018, se presentó como fórmula vicepresidencial del excandidato y hoy senador de la Colombia Humana, Gustavo Petro Urrego.

Ángela Robledo, representante a la Cámara por la Colombia Humana.Cortesía

A pocos días de que el Consejo de Estado emita un fallo definitivo respecto de la curul de la congresista Ángela María Robledo, la excandidata vicepresidencial ha decidido ejercer su propia defensa ante quienes, asegura, son sus verdaderos jueces: los más de 8 millones de votos que reconocieron en ella, y en Gustavo Petro, la mejor fórmula para llegar a la Casa de Nariño en las elecciones presidenciales de 2018.

Por eso, la legisladora ha emprendido una campaña en las redes sociales con la que pretende demostrar que no incurrió en doble militancia, como lo asegura una demanda instaurada en su contra ante el alto tribunal, que señala que Robledo ha debido renunciar a su curul y a la Alianza Verde (partido al que pertenecía), al menos, un año antes de la inscripción de su candidatura a la Vicepresidencia.  

(Lea: Consejo de Estado admite demanda contra Ángela María Robledo por doble militancia)

Robledo, quien renunció a su curul el 16 de marzo de 2018 –es decir, dos meses antes de las elecciones presidenciales-, argumenta que la condición que se le reclama en la demanda no es aplicable para su caso. ¿La razón? Mi actual curul no es resultado de una elección popular directa; me la da la Constitución (Art.112) y el Estatuto de la Oposición. Demandar la curul es cuestionar la Constitución”, argumenta.

Efectivamente, producto de la reforma al Equilibrio de Poderes de 2015, que reformó el artículo 112 de la Carta Política, señala que “el candidato que le siga en votos a quien la autoridad electoral declare elegido en el cargo de presidente y vicepresidente de la República (…) tendrá el derecho personal a ocupar una curul en el Senado, Cámara de Representantes (…) durante el período de la correspondiente corporación”.

(Lea: Ángela María Robledo descarta lanzarse como alcaldesa de Bogotá)

Lo anterior significa, según la legisladora –quien llegó al Capitolio para el periodo 2018-2022 en representación de la Colombia Humana-, que si se hubiera presentado al cargo por otro partido y hubiese resultado electa popularmente (mas no producto de la aplicación de una norma), “sí tenía que haber renunciado a la Alianza Verde”, argumenta la congresista.

Además, Robledo explica que la Constitución tampoco prevé inhabilidades relacionadas con doble militancia para los senadores que quieren postularse como candidatos a la Presidencia o Vicepresidencia de la República. Por ende, señala, no tenía porqué haber renunciando con ese tiempo de antelación, como tampoco lo hizo el candidato ganador de las elecciones de 2018, el hoy presidente Iván Duque.

Finalmente, ella aclara que tampoco se inscribió nunca como candidata por el movimiento Colombia Humana, de Gustavo Petro –al cual el Consejo Nacional Electoral no reconoció como partido político- y que, por lo mismo, no se puede deducir que haya pertenecido a dos partidos al mismo tiempo. En todo caso, una vez culmine la Semana Santa, se conocerá la última palabra del Consejo de Estado que, la semana pasada, despojó de su curul a Antanas Mockus.