Apuesta por la reelección

El presidente Juan Manuel Santos notificó al país que quiere la continuidad de sus políticas más allá de 2014.

El presidente Juan Manuel Santos, ayer en compañía de Germán Vargas Lleras, Óscar Naranjo y Juan Mesa.  / Presidencia
El presidente Juan Manuel Santos, ayer en compañía de Germán Vargas Lleras, Óscar Naranjo y Juan Mesa. / Presidencia

“Para evitar suspicacias, quiero en esta misma ocasión decirles que sí deseo, clara y firmemente, que las políticas que hemos promovido continúen más allá del 7 de agosto de 2014”. Con estas palabras, pronunciadas durante una declaración pública en la que anunció la salida del Gobierno del ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, y del secretario general de la Presidencia, Juan Mesa, el presidente Juan Manuel Santos notificó al país —sin decirlo directamente— de su intención de buscar la reelección en 2014.

Porque si bien es cierto que también dijo que será respetuoso de las reglas de juego y que por lo tanto no tomará ninguna decisión formal sobre su futuro hasta la fecha indicada por la ley, es decir, seis meses antes de las elecciones presidenciales, a nadie le cabe duda de que su objetivo es continuar. “Quiero que la política de paz sea reelegida. Quiero que la política de vivienda sea reelegida. Quiero que nuestras políticas que han reducido el desempleo todos los 33 meses que llevamos de gobierno y que han permitido la generación de cerca de dos millones de nuevos empleos, sean reelegidas”, señaló el jefe de Estado.

Y lo mismo expresó —en el sentido de que quiere la reelección— en cuanto a sus políticas sociales, de seguridad, de educación, de atención a las víctimas y restitución de tierras, de infraestructura y la implementada a nivel internacional. “No quiero que los positivos y profundos cambios que estamos realizando se queden en la mitad del camino”, enfatizó Santos, aclarando que mientras llega el día de comunicar de manera escrita y solemne la determinación sobre la búsqueda de su reelección, se dedicará “exclusivamente” a seguir trabajando para avanzar “en la construcción de un país más justo, moderno y seguro”.

Pero además, el anuncio de la salida de Vargas Lleras y Mesa para pasar a la presidencia y la dirección ejecutiva de la junta directiva de la Fundación Buen Gobierno, respectivamente, es visto desde ya como el primer paso hacia la conformación de un equipo de campaña con miras a buscar esos otros cuatro años en el poder. En esa junta estarán además el exdirector de la Policía, general (r) Óscar Naranjo; el exministro y exembajador Gabriel Silva, hoy convertido en uno de los más fieles escuderos de Santos; la excanciller María Emma Mejía y el excodirector del Banco de la República Juan José Echavarría.

La idea es “revivir” Buen Gobierno —fundación creada en 1994 por el mismo primer mandatario y que dejó de funcionar cuando asumió la Presidencia de la República—, con el objetivo de que sus integrantes asuman, “en su condición de ciudadanos carentes de cualquier investidura publica, responsabilidades de enorme trascendencia en la defensa de la obra de un gobierno en el que creen y por el que han trabajado”, según manifestó Santos. Palabras más, palabras menos, afianzar las velas del barco de cara a la reelección, así por ahora nadie en la Casa de Nariño se atreva a hablar de frente sobre el espinoso tema.

Desde el miércoles pasado, cuando se dio una reunión en Cartagena entre Santos y el expresidente estadounidense Bill Clinton, comenzó a correr un rumor en el sentido de que el líder norteamericano le había sugerido adelantar el anuncio de que quería la reelección, pues no se entendía que el país se mantuviera en la zozobra. Pero además, según conoció El Espectador, Clinton le habría recomendado tener muy en cuenta el nombre de Óscar Naranjo. ¿Para qué? El mismo exdirector de la Policía reconoció ayer en declaraciones a Blu Radio que su participación en la Fundación Buen Gobierno significaba su ingreso formal a la política, mientras cada vez toma más fuerza la versión de que podría ser la fórmula vicepresidencial de Santos para 2014.

Como era de esperarse, el anuncio del jefe de Estado alborotó el avispero político y puso a todo el mundo a hacer análisis y conjeturas. Y una de los primeras interpretaciones involucran a Germán Vargas Lleras y el papel que desempeñará en la defensa de la obra santista. Claramente, el presidente está jugando con dos cartas: la suya propia y la del ahora exminvivienda. Y aunque hay quienes crean que el haber adelantado el anuncio de desear la reelección puede ser algo negativo, pues todas las acciones que haga de aquí en adelante serán vistas con esa perspectiva, también es cierto que ello le permitirá observar sin esa carga el desenlace del proceso de paz y la evolución de otras variables, como su imagen y la de sus eventuales competidores.

Como quien dice, Vargas Lleras podrá salir ahora a hacer política de frente y, al mismo tiempo, ser la ‘llanta de repuesto’ del santismo en caso de que el carro de la reelección se pinche. Por lo pronto, el país está notificado: el presidente Juan Manuel Santos “desea” seguir otros cuatro años. Para sus opositores, caso Francisco Santos y Óscar Iván Zuluaga, precandidatos presidenciales del uribista Centro Democrático, “Colombia no quiere la reelección porque se desvió el camino”. Y para algunos miembros de la Unidad Nacional, “este gobierno ha hecho los méritos para gobernarnos por cuatro años más”, como dijo el presidente de la Cámara, Augusto Posada. Sea como sea, la campaña empezó.