Arremetida de Minjusticia contra opositores al proceso de paz

"Es más fácil ganar aplausos pregonando la continuación de la guerra que con el esfuerzo permanente de conseguir la paz", aseguró Alfonso Gómez Méndez.

Durante el Conversatorio “Justicia Transicional: de dónde venimos y para dónde vamos. Enseñanzas para el proceso de paz”, el ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, hizo un llamado a la comunidad internacional: “déjennos buscar salidas al conflicto. No vamos a violar nuestras leyes ni nuestra Constitución”. 

“Hoy el dilema es claro: tenemos que idear mecanismos, estamos trabajando en ellos respetando el Estado de Derecho y nuestra tradición. Y este es un mensaje claro a la comunidad internacional: los colombianos tenemos derecho a escoger nuestros propios caminos para buscar la consolidación de la convivencia ciudadana”, aseguró.

El ministro expresó que la justicia transicional no es nueva para Colombia, y que es necesario que el país conozca y tenga presente lo ocurrido en el pasado. Al respecto enfatizó en que la verdad y la reparación de las víctimas son valores fundamentales en la consolidación de la paz.

“No puede haber ningún proceso de paz de espalda a las víctimas pero tampoco puede continuarse en la guerra porque vamos a tener las víctimas de ayer, de hoy y las de mañana. Aquí quienes hacen la guerra no son las víctimas. Y es más fácil incitar a la continuación de la guerra”, dijo.

Y continuó: “el discurso guerrerista ayuda a producir efectos electorales, se despiertan más aplausos así. Yo estaba en el teatro Colón cuando anunciaron el 20 de febrero del 2002 que se suspendían los acuerdos con las Farc y la gente irrumpió en aplausos. Yo me pregunto: ¿Se justificaban esos aplausos? ¿Qué ha pasado del 2002 a hoy? ¿Cuántos muertos de todo orden hemos tenido? No permitamos que unos aplausos transitorios de ahora nos lleven a continuar este camino de sangre, dolor, desconsolación. No más viudas, ni huérfanos”.

Gómez Méndez aseguró que ningún proceso en el mundo es lineal o va en ascenso. “El presidente Santos como estadista sabe que en ocasiones el problema no es seguir a la opinión pública. A veces hay que ir en contravía si no se comprenden los objetivos de la consolidación de la paz y de la justicia, o es una opinión manipulada. Somos conscientes de que por ahora estamos en una especie de indefensión, que ahora genera más aceptación el discurso fácil de continuar la guerra, pero tenemos también el compromiso de no ceder”, agregó.