"Nunca perdonaré a quienes ordenaron bombardear a mi país": Rafael Correa

No obstante, el Presidente ecuatoriano aclaró que buscará mejorar las relaciones con Colombia.

El Presidente de Ecuador Rafael Correa dijo este lunes que nunca olvidará ni perdonará a quienes ordenaron el bombardeo sobre Ecuador, más allá de que hubiese sido para lograr la baja del líder guerrillero de las Farc, 'Raúl Reyes'.

No obstante la molestia Correa dijo que lo anterior no impedirá mejorar la diplomacia con Colombia, toda vez que aseguró que "estamos dispuestos a mantener las buenas relaciones con nuestros países vecinos".

Correa, en diálogo con La W, aclaró además que con Ecuador nunca se han visto afectadas las relaciones comerciales, mas sí las diplomáticas, las cuales empezaron el restablecimiento con la información que Colombia suministrará con los detalles del bombardeo al campamento guerrillero.

"Las relaciones diplomáticas falta organizarlas a nivel de embajadores y para eso pedimos, en su momento, la información del bombardeo y la del computador que encontraron en el campamento después del bombardeo y sólo hasta ahora nos la vino a dar el presidente Juan Manuel Santos", manifestó el Mandatario ecuatoriano.

La entrega de esos computadores era una de las exigencias de Ecuador en el proceso de diálogo iniciado con Colombia para intentar restablecer las relaciones diplomáticas bilaterales, rotas por el Gobierno de Correa en marzo de 2008.

Correa rompió las relaciones con el Gobierno del ya ex presidente Álvaro Uribe el 3 de marzo de 2008, dos días después del bombardeo colombiano a un campamento de las Farc en su país, que Quito consideró una violación a su soberanía.

En ese ataque murieron 26 personas, entre ellas el entonces número dos y portavoz internacional de las Farc, alias "Raúl Reyes", cuatro mexicanos y un ecuatoriano.

De otra parte Correa concluyó el diálogo con la cadena radial diciendo que siempre podrán contar con Ecuador para intermediar en el restablecimiento de relaciones con Venezuela y con Unasur para acabar la guerra interna que vive el país con los diferentes grupos al margen de la ley.