Partido Liberal suspende a Sigifredo López

La decisión se tomó mientras se adelanta la investigación en contra del exdiputado del Valle.

El Partido Liberal decidió este jueves la "inmediata suspensión" de la colectividad del exdiputado del Valle Sigifredo López.

La determinación la dio a conocer el jefe liberal, el representante Simón Gaviria Muñoz, quien dijo que debe ser apartado de la colectividad mientras se adelanta la investigación en su contra.

López, a nombre del liberalismo, fue diputado del Valle, candidato al Senado de la República y candidato a la alcaldía de Cali.

Para la Fiscalía, Sigifredo López no fue una víctima más del secuestro de los diputados del Valle en abril de 2002?, sino el instigador y responsable de este crimen de lesa humanidad. Hasta ahora, la historia de López era la de un sobreviviente, el único que se había salvado de la masacre en la que perdieron la vida 11 de sus colegas el 18 de junio de 2007. Este miércoles, sin embargo, súbitamente la Fiscalía ordenó su captura en Cali con fines de indagatoria por los delitos de rebelión, perfidia, secuestro y homicidio.

Un giro que causó sorpresa entre los familiares de los diputados asesinados, desconcertados con la noticia en la que, en palabras castizas, se afirmaba que Sigifredo López formó parte siempre del bando de los verdugos.

Así lo constató El Espectador, tras dialogar con Diego Quintero y Yolanda Narváez, hermanos de Alberto Quintero y Juan Carlos Narváez. “Estoy muy sorprendido. Su esposa Patricia y sus hijos estuvieron siempre con nosotros, soportamos la misma tragedia”, dijo Quintero. “Su esposa estuvo con nosotros trabajando por el acuerdo humanitario”, añadió Narváez.

No obstante, un fiscal de Derechos Humanos está convencido de que el exsecuestrado dio información para perpetrar el plagio en la Asamblea, sospechosamente sobrevivió a la masacre en la que perecieron sus compañeros y, en resumidas cuentas, fue parte del complot.

Muchos se preguntan, sin embargo, cómo puede confabularse alguien para perder la libertad durante casi siete años. El mismo día de su liberación, el 5 de febrero de 2009, López lamentó el destino de sus excompañeros de cautiverio y criticó a la guerrilla. “No merecían morir así”, sostuvo y dirigiéndose a los hijos de los políticos, añadió: “Murieron como unos héroes”.