Centro Carter tiene “claro” que Quito no reanudará ahora relaciones con Bogotá

El Centro Carter, mediador entre los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Colombia, Álvaro Uribe, para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, tiene “claro” que Quito no tienen “ningún interés” por el momento de que ello se concrete, dijo este martes un representante de esa organización.

Francisco Diez, del Centro Carter, dijo que para esta organización, "ha quedado suficientemente claro que el presidente Correa no tiene ningún interés, por lo menos por ahora, de avanzar en la negociación del restablecimiento de relaciones diplomáticas con el Gobierno de Colombia".

Quito mantiene rotas las relaciones diplomáticas con Bogotá desde el pasado 3 de marzo, dos días después de que militares colombianos incursionaran en territorio ecuatoriano en una operación contra un campamento que las Farc habían instalado al otro lado de la divisoria.

El Centro Carter se convirtió en uno de los mediadores para tratar de acercar posiciones entre Quito y Bogotá, y en su intento consiguió que Correa y Uribe aceptaran restablecer las relaciones a nivel de encargados de negocios.

No obstante, esa medida, que debía concretarse la semana pasada, se truncó tras la protesta de Bogotá por unas declaraciones de Correa a un diario argentino.

Correa reaccionó molesto ante la decisión de Bogotá y el pasado sábado reiteró que si Colombia pospone la reanudación de relaciones, Ecuador las suspende indefinidamente.

Asimismo, dijo no comprender el grupo de diálogo entre su país y Colombia auspiciado por el Centro Carter.

En su programa semanal de radio se refirió a la reunión, el pasado jueves, con ecuatorianos y colombianos que forman parte de una misión de diálogo auspiciada por el Centro Carter.

"No entiendo bien ese grupo de diálogo, pero si quieren seguir dialogando que sigan, eso es problema de ellos, una actividad privada", puntualizó Correa.
Correa dijo que se disgustó "un poco" en esa reunión, especialmente con los ecuatorianos que participaban en la misma porque considera que en la crisis su país fue el agredido.

"¿Qué culpa tenemos nosotros de lo que está pasando? ¿Qué culpa tenemos de que ustedes (los colombianos) lleven 50 años matándose, que tengan narcotráfico, paramilitarismos, narcopolítica, parapolítica, guerrilla? ¿Qué culpa tiene Ecuador, qué es lo que hay que entender?", preguntó Correa a los miembros de la misión a los que les dijo que "el problema es el Gobierno de Álvaro Uribe".

Reiteró que algunas veces le molestan "esas cosas totalmente desubicadas" (...) "Grupo de diálogo para entendernos ecuatorianos y colombianos, ¿qué hay que entender a Ecuador? si somos el país más pacífico de América Latina; somos campeones regionales en captura de droga, único país andino que no produce droga", recalcó.

Diez señaló que "los esfuerzos de mediación entre los presidentes que inició el Centro Carter (...) se ha parado porque como en todo proceso de mediación para que la mediación continué y siga adelante, es necesario que ambas partes estén de acuerdo en seguir adelante con el proceso".

No obstante, el tema está pendiente en el ámbito de académicos, de representantes de organizaciones no gubernamentales, de actores sociales de la cultura inclusive de periodistas, por lo que Diez expresó que "hay una infinidad de cosas para hacer, que sirva para acercar ambos pueblos".

Las alternativas que propone en esa línea son foros, espacios de reflexión que convoque a actores civiles de los dos países, sin la necesidad de que se involucre a los Gobiernos.

"Nosotros no estamos única y exclusivamente a trabajar con los presidentes, de hecho, nacimos como un grupo ciudadano, no como un grupo gubernamental en estas iniciativas", puntualizó Diez.