De nuevo la oposición en el Senado arremetió en contra del presidente Uribe y su Gobierno

<p>Los liberales tildaron de &quot;enemigo de la justicia&quot; al Jefe de Estado, mientras como lo había anticipado Elespectador.com el Polo pidió la cabeza del ministro Diego Palacio Betancourt.</p>

En debate de control político una vez más los liberales y el Polo arremetieron en contra del Gobierno Nacional, la reelección presidencial y la independencia de poderes.

Primero fue el Partido Liberal. Esa colectividad dejó claro que "no está dispuesto a aceptar ningún pacto político con el Gobierno si esto significa desconocer la tarea de la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía".

El liberalismo, cuya vocería tuvo en Héctor Elí Rojas, dejó ver su descontento por la forma como hizo su aparición el Presidente el pasado martes ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara.

Siendo así, este se convirtió en el argumento central del liberalismo para demostrar el supuesto desdén del Mandatario Nacional por la justicia colombiana.

"Que respete la justicia. Esa parafernalia del Presidente es una feroz agresión verbal a la justicia. A esos presidentes autoritarios no les gusta que la justicia sea independiente", aseguró el senador Rojas.

El congresista concluyó su intervención con la frase para los ministro Palacio y Holguín: "así como no olvidarán el triunfo de la reelección, no olviden ubicar junto a la fotografía del Presidente tomando tinto en el caballo, una de 'Mancuso' y la biografía de Yidis Medina".

En el turno del Polo Democrático Alternativo, esa colectividad sí pidió la renuncia del ministro de Protección Social, Diego Palacio. "Señor Ministro de Protección Social, antes de que sea capturado por la justicia, renuncie a su cargo y permita que llegue otro ministro y podamos ver si en verdad llegar la protección a los derechos y una salud que vele por la vida de los colombianos".

Así lo manifestó el senador Luis Carlos Avellaneda, tras asegurar que existe una "inhabilidad" que tendría el funcionario para seguir al mando de esa cartera. Esto luego de conocerse una posible presión burocrática de Palacio para que se aprobara el proyecto de reelección.

Luego de la petición de renuncia, Avellaneda calificó al presidente Uribe de "pater-corruptus", al señalarlo como uno de los responsables de la crisis política que vive el país.

De inmediato, el ministro Carlos Holguín manifestó que ese calificativo de Avellaneda al presidente Uribe es "aberrante".

El debate terminó con la petición de liberales y polistas enfocada a que se revise la parapolítica y la presunta entrega de dádivas a la ex presentante Yidis Medina como parte de la reelección presidencial.