Denuncian anomalías en el proceso de reparación a víctimas de paramilitares

<p>Las imprevisiones en el proceso de atención a las víctimas de las autodefensas es tal que sólo doce sicólogos están encargados de atender a más de 130 mil afectados. El Gobierno se defiende con el argumento de que las víctimas desconocen realmente cuál es su victimario.</p>

La Verdad, la Justicia y la Reparación a las víctimas de las Autodefensas Unidas de Colombia, Auc, hoy desmovilizadas, está embolatada. Así lo demostró el debate de control político que este martes adelantó la Comisión Primera del Senado de la República.

Ante esta célula legislativa, el congresista Armando Benedetti reveló que los jefes paramilitares sólo han entregado doce bienes como parte del resarcimiento de los daños cometidos por los paramilitares. Son cerca de tres mil víctimas las que tienen que ser atendidas por cada fiscal de Justicia y Paz, impidiendo que se desarrollen con mayor agilidad los miles de procesos pendientes.

Según Benedetti, entre las víctimas, 92 han sido amenazadas de muerte y 15 más fueron asesinadas en los departamentos de César, Córdoba y Antioquia. "Tenemos tantas fallas en este proceso que tardaríamos hasta 2017 para terminar con todas las versiones libres de los cabecillas de las autodefensas", aseguró el legislador.

En desarrollo de la sesión, Benedetti se refirió al Defensor del Pueblo con varios improperios. El Senador lo calificó de "cobarde" y "defensor del puesto", luego de asegurar que es "incapaz de proteger los derechos de las víctimas". Y agregó: "Por más de dos años le ha huido (Wolmar Pérez) a la representación judicial de los afectados por grupos paramilitares".

Minutos antes, el propio Defensor del Pueblo había entregado su excusa a la Comisión Primera, manifestando en su carta que se encuentra en Ecuador atendiendo el caso de los dos colombianos incinerados. Ante estas denuncias, el ministro del Interior, Carlos Holguín Sardi, se defendió con el argumento de que la demora en la reparación se debe principalmente a que la mayoría de los afectados desconoce realmente quién es su victimario.

El Gobierno destinó el presupuesto de 2008 en el fortalecimiento de la Defensoria del Pueblo y la Procuraduría con el fin de darles más efectividad en el apoyo a los damnificados de los paramilitares. "Mis cifras son de víctimas de carne y hueso, y de hechos reales", sostuvo Holguín. Lo que hasta el momento está claro posterior al debate es la falta de reparación de parte de los grupos paramilitares.