Euforia uribista por rescates

<p>El Jefe de Estado alcanzó un nuevo récord de imagen positiva, mientras la de las instituciones bajó. Sergio Fajardo sería el más votado si no hay reelección. También despunta Juan Manuel Santos.</p>

La euforia desatada tras el rescate de Íngrid Betancourt y otros 14 secuestrados que permanecían en poder de las Farc disparó la popularidad del presidente Álvaro Uribe a su récord histórico: 91%. Semejante indicador ni siquiera fue alcanzado por Uribe en los mejores momentos de su primera y segunda campaña presidencial, y pone en evidencia que, en caso de decidirse por una nueva reelección y estar habilitado para hacerlo, el Jefe de Estado tendría el camino abierto para mantenerse en el poder.

Así lo demuestra la Gran Encuesta de Temas de Actualidad "Pulso Colombia", elaborada por Ipsos-Napoleón Franco para El Espectador. La muestra le tomó el pulso a la situación política del país e indagó sobre otros temas de actualidad antes y después de la ‘Operación Jaque', la cual propicia la disparada de la favorabilidad presidencial.

En materia electoral no hay grandes sorpresas respecto al líder de las preferencias ciudadanas de cara a las votaciones de 2010 y sí resulta curioso que la mayoría de los demás dirigentes permanece en rangos de entre 1 y 3 puntos.

Uribe tenía una intención de voto del 69% y subió al 79% después de la operación militar. Su ascenso va de la mano con la percepción que los colombianos tienen sobre cómo marchan las cosas en el país: el 60% creía que el país iba por buen camino antes del rescate. Ahora esa cifra subió al 87%.

Si el Jefe de Estado decidiera lanzarse al ruedo una vez más y se tramitara con éxito la reforma constitucional que le permitiera ser candidato, le ganaría al ex alcalde de Medellín Sergio Fajardo (4%); al jefe del Polo Democrático, Carlos Gaviria (3%); y al ex senador Germán Vargas Lleras (2%). El ministro Juan Manuel Santos, la embajadora Noemí Sanín, el senador Gustavo Petro y los ex alcaldes Antanas Mockus y Lucho Garzón tendrían el 1% de los votos cada uno. Los demás candidatos sacarían el 0%.

La sorpresa es lo que ocurriría en caso de que Uribe no sea candidato. El aspirante con mayor votación sería Fajardo (12%), seguido por Santos (10%), Mockus (6%) y Petro (5%).

Pero la suma de indecisos y voto en blanco les ganaría a todos, pues alcanzaría el 48%. Un 76% de las personas consultadas dijo que la primera reelección de Uribe fue buena y un 53% quiere que sea de nuevo candidato.

No obstante, el 39% se opone a una nueva reforma constitucional que le permita aspirar en 2010 y el 48% cree que por ser el Presidente en ejercicio, Uribe tiene las de ganar y que en tal sentido no habrá garantías de equidad para los demás candidatos.

Las Fuerzas Armadas tienen el mismo nivel de favorabilidad de Uribe; Íngrid Betancourt tiene un 79%, y Santos fue el más beneficiado tras el operativo, pues pasó de 47 a 76%.

La Iglesia Católica, los medios de comunicación y los partidos uribistas mantienen índices por encima del 50%. Las Farc obtuvieron la peor calificación, al ser rechazadas por el 93%.

En cuanto a las relaciones con los países vecinos, las personas consultadas manifestaron tener una imagen negativa de los presidentes de Venezuela, Ecuador y Nicaragua; mientras que se sienten confiadas con los de Estados Unidos, Brasil y México.

Los encuestados también dijeron estar altamente informados sobre la crisis política interna desatada tras el enfrentamiento del presidente Álvaro Uribe con la Corte Suprema de Justicia, pero se mostraron divididos en su respaldo a uno u otro.

Incluso, cerca de la mitad sugirieron que la Corte está atacando al Mandatario y el 67% manifestó que si el Alto Tribunal tiene dudas sobre la reelección de Uribe, debería consultarse al pueblo para que decida al respecto. Mientras Uribe sube, las instituciones bajan en favorabilidad.

Por otro lado, es generalizado el apoyo a ideas como la cadena perpetua para los violadores de niños; el 56% respalda la penalización de la dosis personal de drogas; el 50% cree que hay que cerrar el Congreso por la crisis de la parapolítica y el 51% confía en que la selección Colombia clasificará al campeonato mundial de fútbol de Sudáfrica 2010.