Gobierno y Corte Suprema no zanjaron su crisis, pero acordaron dialogar

Tras una reunión que duró más de seis horas y que culminó a la madrugada de este martes (1:30 am), el Jefe de Estado y varios magistrados de dicha corporación, entre ellos su presidente, acordaron recurrir al diálogo, más no los agravios, frente a temas tan espinosos como la Yidispolítica, la farcpolítica y el caso Tasmania, entre otros.

De acuerdo con el ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, fue una reunión cordial en la que continuarán buscando salidas "mientras subsistan algunas diferencias" en temas como la Yidispolítica, la farcpolítica, el caso del magistrado Iván Velásquez (acusado en un presunto plan con ex paramilitar José Orlando Moncada, alias ‘Tasmania', para incriminar al presidente Álvaro Uribe) y el caso de las denuncias por injuria por cuenta de la investigación que se adelanta contra el ex senador Mario Uribe.

Entre tanto, Francisco Javier Ricaurte, presidente de la Corte Suprema de Justicia. dijo que se restablecieron las relaciones institucionales entre los poderes "dentro del principio constitucional del diálogo armónico entre las ramas el poder" y teniendo claro que hay un respeto mutuo "a la absoluta independencia al poder Ejecutivo y judicial".

Dentro de las tensas relaciones entre los dos poderes, el mes pasado la Corte Suprema le pidió a la Corte Constitucional revisar la legalidad de la reforma constitucional del 2005 que permitió que Uribe fuera reelegido al año siguiente para un segundo mandato de cuatro años.

Esa petición se hizo el mismo día que la Corte Suprema condenó a más de cuatro años de prisión a la ex parlamentaria Yidis Medina, acusada de dar el voto que salvó dicha reforma constitucional a cambio de recibir dádivas del Gobierno. En respuesta, el presidente Uribe amenazó con presentar al Congreso un proyecto para convocar a un referendo que ratifique las elecciones de 2006.

Las hostilidades entre la administración de Uribe y la Corte Suprema vienen del año pasado, cuando el gobernante se enfrentó al anterior presidente de ese tribunal, César Julio Valencia. Este jurista asegura que el mandatario lo llamó para preguntar qué procesos había contra el senador Mario Uribe, primo del mandatario, y quien fue detenido dentro de un proceso por presuntos nexos con paramilitares.

Los acercamientos entre Uribe y la Corte Suprema comenzaron la semana pasada por iniciativa del cardenal Pedro Rubiano, arzobispo de Bogotá.

últimas noticias

Petro, derrotado pero al frente de la oposición

Iván Duque y la gobernabilidad legislativa