En cámara ardiente en el Capitolio será velado el congresista Castro Caycedo

<p>El representante a la Cámara murió luego de sufrir una hemorragia cerebral en pleno debate del Congreso. La confirmación se dio en la plenaria de la Cámara, donde sus compañeros hicieron en su honor un minuto de silencio.</p>

Fue el mismo ministro de Protección Social, Diego Palacio Betancourt, quien confirmó la información al presidente de la célula legislativa, Oscar Arboleda.

De acuerdo con el secretario de salud del Distrito, Héctor Zambrano, Castro Caycedo fue trasladado inicialmente al centro médico Emmanuel, donde fue entubado, luego fue remitido a la clínica Santa Clara, donde le practicaron un cateterismo que no dio resultado porque sufría una lesión cerebral que no le permitió responder adecuadamente al tratamiento. Finalmente murió a las seis de la tarde.

Al centro médico asistieron los ministros de Protección Social y de Ambiente, un grupo de amigos y familiares del congresista fallecido. Apenas diez minutos antes del fallecimiento, el gerente de la Clínica había dicho que el congresista permanecía en estado crítico, pero estable.

A Castro Caycedo, integrante de Cambio Radical, le dio un infarto en medio del debate de la comisión sexta de Cámara de Representantes cuando defendía su proyecto de las ‘ciclovías', con el que él pretendía adelantar la hora de la misma para que se termine más rápido.

Tras la situación, el congresista fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Santa Clara, al sur de la capital. La emergencia fue total en el legislativo debido al traslado del que fue objeto el congresista, desde el quinto piso al sótano del edificio nuevo del parlamento nacional.

El traslado a un centro médico tuvo que hacerla la misma escolta del congresista, situación que derivó en una polémica porque nunca apareció una ambulancia ni asistencia médica oportuna. El representante que se encontraba junto a él, Juan Carlos Granados, confirmó que el primero en darle los primeros auxilios fue el senador Iván Moreno. Luego llegaron los galenos del Congreso.

Temas relacionados