“Me reuní con Yidis Medina”

<p>El pasado 6 de junio, ante la Dirección Nacional de Investigaciones Especiales de la Procuraduría General de la Nación, compareció el secretario general de la Presidencia de la República, Bernardo Moreno Villegas, para contestar los señalamientos en su contra de la ex congresista Yidis Medina Padilla por la presunta concesión de dádivas a cambio del voto clave de la parlamentaria en 2004, para abrirle camino a la reforma de la reelección presidencial.</p>

Estuvo bastante parco el alto funcionario y mano derecha del presidente Álvaro Uribe Vélez. Su respuesta más repetida fue: “No es cierto”. Cuando se le interrogó si él había quedado encomendado a cumplir los ofrecimientos del Gobierno a Yidis Medina, fue la primera vez que dio esta escueta respuesta. Después le preguntaron si hizo llamadas para vincular a un recomendado de la ex parlamentaria en Santander y volvió a comentar: “No es cierto”.

Después fue indagado acerca de si él le ofreció a Yidis Medina cargos en el Sena, y volvió a decir: “No es cierto”. Y luego aclaró que los nombramientos en el Sena se hacen por meritocracia. Ante varios nombres citados por la ex congresista, el secretario general sostuvo varias veces: “No lo conozco”. Y agregó no recordar si le consiguió citas a Yidis Medina para hablar con el director de Acción Social, Luis Alfonso Hoyos, para el caso de algunos recomendados.

La declaración cambió de tono cuando la Procuraduría le preguntó por su última reunión con Yidis Medina. El secretario Moreno recordó que lo hizo en su despacho y le dijo que no era bueno para el Gobierno que escribiera un libro con el escritor Alfredo Serrano. Entonces añadió que muy contrario a lo que Medina viene manifestando, delante de una testigo, su asistente, le pidió unos contratos en Ecopetrol para la empresa de unos amigos, a cambio de no publicar nada. Moreno declaró que ese no era el procedimiento del Gobierno y concluyó la reunión.

La Procuraduría se interesó en la historia del libro y le preguntó que si era cierto que él le había pedido al ex viceministro del Interior Hernando Angarita que persuadiera a Yidis para que no publicara el libro. Bernardo Moreno declaró que nunca pidió eso. Y luego expresó, ante otro interrogante, que sus relaciones con Yidis Medina, como con los demás congresistas, eran normales, respetuosas y receptivas para escuchar la problemática de las regiones y los proyectos de ley para el Congreso.

Se le concedió el uso de la palabra al abogado de Yidis Medina, Ramón Ballesteros, quien de entrada pidió el nombre de la testigo de que Yidis Medina le había pedido contratos en Ecopetrol. Moreno contestó: Claudia Salgado, asesora de la Secretaría General. El abogado le preguntó el nombre de la empresa de los amigos de Yidis. El secretario respondió que no lo recordaba. El abogado replicó: “Le dice algo Cosacol S.A.”. Bernardo Moreno puntualizó: no tengo presente a Cosacol.

La parte final de la diligencia se concentró en las veces que recibió a Yidis Medina y a Iván Díaz Mateus, hoy detenido por el escándalo. El secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, expresó que se ha reunido con el 80 ó 90% del pasado y del actual Congreso. Y puntualizó: “Así como se atiende al congresista, se atiende al gobernador y al ex gobernador, se atiende al alcalde y al ex alcalde, se atiende a los ex presidentes. En el caso concreto, si me reuní con Yidis como ex congresista se le daba también el mismo trato”.

A la escueta declaración rendida por el secretario Bernardo Moreno Villegas en la Procuraduría General, sólo resta agregarle un detalle. Cuando se le preguntó si tenía conocimiento de las razones por las cuales estaba rindiendo esa declaración, contestó: “Desconozco el motivo y el expediente”.

Temas relacionados