Miguel De la Espriella se acogió a sentencia anticipada

El ex senador aceptó el cargo de concierto para delinquir que le imputa la Fiscalía, por sus presuntos nexos con grupos paramilitares.

Mientras tanto, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia negó la solicitud hecha por la Fiscalía General del cambio de radicación del proceso contra el ex congresista para que el mismo pasara a Bogotá.

El ente acusador le había pedido al alto tribunal que trasladara de Montería a un juez de la capital del país el proceso penal que se le sigue a De la Espriella, por sus presuntos con paramilitares.

La petición incluía una solicitud de control de legalidad contra la medida de aseguramiento que la Corte dictó contra el entonces senador el pasado 14 de mayo, por ser unos de los firmantes del ‘Pacto de Ralito', que suscribieron varios dirigentes políticos y los jefes de las Autodefensas el 23 de julio de 2001.

De esta manera, el proceso contra De la Espriella seguirá en Montería, pues el alto tribunal explicó que contra una medida de aseguramiento emitida por su Sala Penal solo procede un recurso de reposición.

El pasado 12 de julio, Miguel De la Espriella, quien permanece detenido en la cárcel La Picota de Bogotá, renunció a su fuero parlamentario argumentando que su proceso judicial ante la Corte Suprema de Justicia no ofrecía garantías.

En ese momento el abogado del senador aseguró que "la Corte está adelantando la investigación bajo la perspectiva de que el país está en paz, de que no hay conflicto armado, de que todo esto es fruto del simple querer de las personas, y a mi parecer hay un conflicto y ese conflicto tiene que ver con muchas de las situaciones concretas en que se ven inmersos algunos de los políticos del país".

"El proceso penal, tal como está diseñado ante al Corte Suprema de Justicia no presenta las mismas garantías, recursos, posibilidades de amplitud de práctica pruebas que las puede presentar ante la justicia ordinaria. Es la misma Corte la que investiga, la que acusa y la que falla en la única instancia", concluyó el abogado del senador investigado por parapolítica.

Miguel De la Espriella había asegurado hace poco que él le comunicó al presidente Uribe la disposición de las Autodefensas a iniciar un proceso de paz.

Afirmó en que no se considera miembro de las Autodefensas pero que está de acuerdo con los planteamientos de ese grupo armado ilegal.

De la Espriella explicó que entregó en el hotel Dann Carlton de Bogotá al entonces presidente electo Álvaro Uribe un mensaje de las Autodefensas en las que se mostraban dispuestas a iniciar de inmediato un proceso de paz con el Gobierno.

Añadió que Uribe le respondió que el tema debería manejarse con prudencia y le expresó que encargaría este tema a su Alto Comisionado para la Paz.

El detenido parlamentario también dijo que la presencia de varios de los firmantes del famoso ‘pacto de Ralito' el 23 de julio de 2001 fue accidental y corroboró las declaraciones del senador Juan Manuel López Cabrales, su mayor opositor en Córdoba.

Según De La Espriella, López Cabrales nunca tuvo una relación amistosa con los paramilitares y su presencia en la reunión de 2001 se debió a que la vida del parlamentario había recibido amenazas de las Autodefensas, como lo aseguró el propio López Cabrales.

 

últimas noticias