Notables aplazan la presentación final de sus propuestas al Presidente

El próximo 31 de julio es la fecha definitiva que tendrá la Comisión de Ajuste Institucional para dar a conocer sus iniciativas con el fin de elaborar una reforma política.

Luego de esa fecha será responsabilidad del ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, iniciar la elaboración del proyecto de reforma política que será presentado en dos semanas al Congreso de la República.

El Espectador había anticipado que la propuesta de los académicos al Gobierno giraba sobre tres ejes fundamentales: la transparencia electoral, la responsabilidad de los partidos políticos y la armonía en la relación de los poderes públicos.

Pero tal vez la iniciativa que más llamó la atención es la que busca dar equidad de género en la política Nacional. La idea es que un 30% de las curules del Legislativo sean para las mujeres, esto como prenda de garantía a la población femenina del país. 

Asimismo, otros de los puntos incluidos tienen que ver con una redefinición del papel y las funciones que en materia electoral deben cumplir organismos como el Consejo de Estado, el Consejo Nacional Electoral y la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Por ejemplo, en el caso del Consejo Nacional Electoral, los ‘Notables' recomiendan algo de lo que siempre se ha hablado y que sus mismos integrantes han reclamado una y otra vez, pero que nunca se ha podido llevar a cabo: darle autonomía en materia financiera y administrativa.

Sin embargo, no cabe duda de que gran parte de la atención de la opinión pública estará en la propuesta que se haga en torno a la sanción a los partidos políticos y a la tan mentada ‘silla vacía', un tema que dominó el escenario político en el Congreso y que llegó a fracturar a la coalición del Gobierno en el Congreso al final de la pasada legislatura. Inicialmente, el asunto no tuvo un consenso entre los ‘Notables' y la mayoría de ellos prefería dejarle esa ‘papa caliente' a consideración del Ejecutivo.

Pero todo parece indicar que el tema fue retomado en las últimas reuniones y que se le propondrá al Gobierno la eliminación de las suplencias de congresistas, diputados, concejales y miembros de las Juntas Administradoras Locales, de tal manera

que las faltas absolutas sean cubiertas con el candidato no elegido que, según el orden de inscripción o de votación, le siga en forma sucesiva y descendente en la misma lista electoral. De esta manera se estaría recuperando una medida que contempló en su momento la Constitución de 1991 y que el presidente Uribe intentó aplicar con su fracasado referendo de 2003.

Por otra parte, el documento de la Comisión de Ajuste Institucional contempla otra serie de sanciones a los partidos y movimientos políticos que van desde multas hasta la misma disolución, al tiempo que recomendará ser más exigentes frente al régimen de incompatibilidades para los funcionarios que aspiren a cargos públicos. Y todo apunta, también, que se sugerirá acabar de una vez por todas con el voto preferente. Los ‘Notables', entre otros temas, propondrán también la necesidad de sacar adelante el Estatuto de la Oposición y la participación de las minorías.

Algunos miembros de la Comisión llamaron la atención sobre el hecho de que en la elaboración de la propuesta que será presentada hoy al presidente Uribe, participaron con sus ideas decanos de las facultades de derecho de diferentes universidades, estudiantes, expertos internacionales, mas no los partidos políticos, a pesar de que siempre se les invitó a participar de las sesiones de trabajo.

El evidente distanciamiento se palpa al indagar a algunos de los actuales congresistas sobre las propuestas. David Luna, representante a la Cámara por Bogotá, insistió en que la reforma política que se pretende sacar adelante lo que persigue es restringir a su más mínima expresión a los partidos minoritarios, indicando que "nunca se ha visto una sanción fuerte a los partidos que sobrepasan los topes de campaña". Mientras tanto, Óscar Mauricio Lizcano, del Partido de la U, señaló que una verdadera reforma debe contener la depuración del censo electoral, porque en muchas regiones las personas fallecidas aún aparecen votando. "Yo creo que se deben crear tribunales regionales, ya que en las regiones no hay una verdadera presencia del Consejo Nacional Electoral y es importante que en los municipios apartados haya una verdadera vigilancia".

Lo que queda claro es que una vez sea entregado el documento final al Gobierno nacional, éste todavía tiene la opción de acatarlo o, dado el caso, modificar aquello en lo que no esté de acuerdo. Posteriormente, la tarea será socializarlo con los partidos políticos y tratar de unificar criterios, si quiere que la iniciativa tenga un buen camino en el Legislativo, donde deberá iniciar de cero.

Temas relacionados