OEA califica el secuestro como un "crimen atroz"

La OEA aprobó una declaración en la que urge a las Farc a que liberen de "inmediato" y sin condiciones a todos los secuestrados, y exhortan a la guerrilla a que renuncie a la violencia y establezca un diálogo con las autoridades colombianas.

En el texto de la declaración, que recibió el visto bueno de los 34 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) por aclamación, los Estados califican el secuestro como un “crimen atroz” y expresan su respaldo a los esfuerzos del Gobierno del presidente Álvaro Uribe, para lograr la paz en Colombia.

La declaración de tres puntos fue aprobada en una sesión especial del Consejo Permanente de embajadores de la organización pedida por Colombia para explicar detalles de la operación de rescate realizada el 2 de julio.

El embajador de Panamá, Arístides Royo, dijo que el primer punto es “un mensaje al pueblo colombiano que ama la paz, la seguridad”; el segundo es “un mensaje a las Farc de 34 estados del hemisferio americano que le están diciendo que depongan las armas, que establezcan un diálogo”.

“Pero también esta corta declaración le está mandando un contundente mensaje al gobierno colombiano al decirle ’tienda usted la mano a ese diálogo’ y pedirle también que sea generoso para que se alcance la paz en ese país”, dijo.

Los oradores expresaron uno por uno la satisfacción de sus gobiernos por la liberación de los rehenes que fueron mantenidos cautivos por las Farc por hasta 10 años.

Solamente uno de ellos, el embajador nicaragüense Denis Ronaldo Moncada, cuyo gobierno está abiertamente enfrentado al colombiano por el tema de las Farc, se refirió a esta guerrilla como “fuerzas beligerantes” con las cuales, dijo, el presidente Álvaro Uribe debería dialogar.

El embajador de Bolivia Reynaldo Cuadros Anaya afirmó que el resultado de la operación colombiana fue “una sorpresa para todos”, y pidió “no descuidar de mirar los temas de fondo” en el conflicto de Colombia que dura ya más de 40 años.

“Tenemos que ver que no sólo haya escenarios de diálogo sino afrontar los problemas que hacen que estos conflictos no se puedan resolver haciendo operaciones especiales”, dijo.

El embajador colombiano Camilo Ospina promovió la sesión para que la comunidad interamericana pudiera conocer los pormenores de la llamada Operación Jaque, que culminó sin dispararse un tiro y con la liberación de rehenes entre los cuales estaban la candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres estadounidenses.

El general Gilberto Rocha, ex jefe de las fuerzas militares colombianas y actual miembro de la Junta Interamericana de Defensa, se encargó de la presentación que incluyó antecedentes y videos que trajeron emotividad a la sala de sesiones en la sede de la OEA.

Pero, aun así, el embajador nicaragüense no pareció totalmente convencido de la veracidad de la información. Moncada dijo que circularon una “variedad de versiones” sobre los hechos, en los cuales había también “diversos intereses transnacionales” en juego.

El secretario general José Miguel Insulza, hablando a través de una transmisión de video desde Santiago de Chile, donde está en una reunión ministerial de una semana, dijo que al conocerse la operación “sentimos una enorme sensación de asombro... y lo visto en la sesión hoy día nos confirma ese asombro del cual todavía no salimos”.

 

últimas noticias