Piedad Córdoba viajó a España para gestionar liberación de secuestrados

La Senadora liberal se encontró con la Secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, y en entrevista con el diario El País, habló de Ingrid Betancourt, Hugo Chávez, 'Raúl Reyes' y su creciente impopularidad en Colombia.

En la entrevista publicada en la edición matutina del diario español, la Senadora reiteró que seguirá en esta lucha por el Acuerdo Humanitario, así el Gobierno colombiano no la apoye.

Córdoba confirmó que el estado de salud de Ingrid Betancourt es delicado, pero aclaró que alrededor de su cautiverio se ha dado manipulación política que no aportado solución alguna.

"El Gobierno de Uribe dijo que se iba a morir y permitió que Francia enviase un avión sólo para tapar un escándalo político, porque el mismo día en que dijeron que Ingrid se moría habían apresado a tres parlamentarios colombianos acusados de relación con los paramilitares. Fue algo escandaloso. Hay una auténtica manipulación. A Ingrid hay que soltarla ya", dijo.

De otro lado, Córdoba aseguró que en Europa se ha manejado con desinformación toda la gestión que ella ha realizado alrededor del Intercambio Humanitario. "Esto no ha sido por casualidad ni por falta de elementos de juicio. Es una desinformación dirigida, para privilegiar una política de guerra y no la búsqueda de una solución negociada. Hay cierta impotencia, uno no sabe cómo llegar hasta aquí", dijo.

Respecto al papel que juega Europa en este proceso, la senadora aseguró que desde la muerte de Raúl Reyes las Farc han rechazado la mediación de Francia, España y la Iglesia Católica porque el grupo subversivo nunca pensó que la información de la ubicación del campamento del extinto jefe guerrillero, en manos de Francia, serviría para ubicarlo y matarlo.

"Hay que recuperar el papel de España y Francia. Hay que recomponerlo todo y creo que no es demasiado tarde", aseguró Córdoba.

Piedad Córdoba insistió que el Gobierno debería hacer un gesto de buena voluntad y liberar a las dos mujeres que llevaban las pruebas de vida los 16 rehenes y que fueron interceptadas por las autoridades colombianas.

"Una de ellas tiene lupus y puede morir en cuestión de meses. La otra está embarazada y le han descubierto un cáncer maligno. Ambas están encarceladas porque las acusan del secuestro de 16 personas pero su único delito es haber aportado pruebas de vida. Al parecer, en su pueblo les pidieron el favor de que entregaran un paquete en un determinado lugar y Ahora se enfrentan a una condena de entre 40 y 60 años", explicó Córdoba.

La negociación con las Farc

"Yo sé que las Farc no son un conjunto de arcángeles, pero sí sé que hay voluntad de liberar gente", dijo la Senadora al preguntársele por la voluntad de canje que existe en el grupo guerrillero.

Según la parlamentaría, la liberación de los siete rehenes demuestra que el camino de la concertación es más viable que el de la intervención militar, sin embargo, asegura que rompió contactos con la guerrilla después de que el Gobierno colombiano desautorizará su gestión.

"Ya no tengo la confianza del Presidente. El Gobierno venezolano puede hablar con quien quiera, pero yo no. Más aun, acaba de salir un decreto por el cual, si alguien habla con las Farc, incurre en un delito de concierto para delinquir", explicó.

En lo que tiene que ver con el papel del mandatario venezolano, Hugo Chávez, la Senadora defendió la labor "desinteresada" del Presidente y argumentó las razones por las cuales las relaciones entre los países vecinos con Colombia se han debilitado.

"La gente cree que Hugo Chávez se beneficia de su papel en el acuerdo humanitario, pero es al contrario. El conflicto colombiano se ha regionalizado de forma preocupante. Por ejemplo, las fumigaciones en la frontera con Ecuador han causado daños enormes al país vecino, es decir, en este momento, los países vecinos empiezan a exigir una solución al conflicto colombiano, porque todos sufren las consecuencias", agregó.

La Senadora reconoció ante el diario El País que no aspira en estos momentos a iniciar una campaña política presidencial, pues sabe perfectamente de la poca popularidad de la que goza en Colombia.

"Soy consciente de que en este momento soy una figura que polariza. Yo no soy de las Farc ni he sido guerrillera. Pero soy el personaje con el índice más alto de impopularidad en la historia de Colombia, según las encuestas. Curiosamente, no lo es Mancuso, que fue recibido en el Congreso como un héroe; incluso le cerraron las principales vías de Bogotá para que comprara sus zapatos Ferragamo de última moda", concluyó la congresista.

 

últimas noticias

Iván Duque y la nanodemocracia

Murió el exministro Abdón Espinosa Valderrama