Samper acepta que se reunió con los Rodríguez Orejuela

El ex presidente dijo que se encontró con los jefes del cartel de Cali, sólo en una ocasión, para confirmar versiones que aseguraban que Pablo Escobar ordenó matar a su hermano Daniel Samper.

El ex presidente Ernesto Samper reveló que la una única vez en su vida se entrevistó con narcotraficantes fue en la década de los 80, cuando se reunió con los hermanos Rodríguez Orejuela, entonces jefes del cartel de Cali, en el Hotel Tequendama de Bogotá.

Explicó que lo hizo para confirmar versiones en torno a que su hermano Daniel Samper estaba amenazado de muerte por Pablo Escobar, el desaparecido jefe del cartel de Medellín.

Los hermanos Rodríguez le dijeron que Daniel Samper sería asesinado por sicarios al servicio de Escobar como un "escarmiento" a los periodistas que lanzaran críticas en contra de las mafias, aseguró el ex presidente.

Estas declaraciones las hizo en una entrevista publicada por el Canal RCN en la que Samper también confirmó que ante la posibilidad de ser detenido en Estados Unidos en 1996, luego de que ese país le quitara la visa como consecuencia de las investigaciones que se adelantaban como parte del proceso 8.000, llevó una pastilla de cianuro para suicidarse.

Samper dijo que el entonces subsecretario de Estado norteamericano para asuntos contra las drogas, Robert Gelbart, estaba molesto por su visita a Estados Unidos para participar en septiembre de 1996 en la asamblea general de las Naciones Unidas.

En la víspera del viaje, fueron descubiertos 3,7 kilos de heroína en el avión presidencial, un Boeing 707. Samper voló a Nueva York después en un vuelo comercial de la aerolínea Avianca.

El ex mandatario dijo que por "dignidad...yo tomé la determinación de ir (a Nueva York) y como estaba esa amenaza pendiente (que quizá podría ser detenido) me lleve una pastilla de cianuro... que llevaba en el bolsillo del pantalón" .

Aseguró también que "nunca" pudo establecerse la cantidad exacta de dinero que entró del narcotráfico a su campaña porque "nunca nadie pudo saber cuánto costó la campaña".

Los dineros "pudieron ser más, pudieron ser menos" , dijo el ex presidente y aseguró que las palabras del entonces fiscal general Alfonso Gómez Valdivieso sobre que a la campaña "Samper Presidente" entraron al menos seis millones de dólares de fondos del cartel de Cali es una versión que no se pudo comprobar porque nunca nadie supo cuánto dinero se usó en la misma

El ex presidente además dijo que el ministro Fernando Botero pudo haber desviado a sus cuentas en Nueva York "dos o tres millones de dólares" de la campaña.