Sarkozy enviará una misión para contactar con las Farc y llegar a Ingrid Betancourt

El Presidente francés pidió a Uribe que suspenda todas las operaciones militares para garantizar la seguridad y el éxito de la misión.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció a su colega colombiano, Álvaro Uribe, su intención de enviar “sin tardanza” una “misión humanitaria” para “contactar con las Farc y conseguir acceso” a la rehén colombo-francesa Ingrid Betancourt, quien parece estar “en peligro de muerte inminente”.

Sarkozy pidió al presidente colombiano que “suspenda toda forma de operaciones militares para garantizar la seguridad y el éxito de esta misión”, informó el palacio presidencial del Elíseo en un comunicado.

Con las “garantías” que recibió de parte de Uribe, el presidente reitera su llamamiento a las Farc para que aprovechen esta “ocasión única” para liberar a Betancourt, agrega la nota.

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, se comprometió con Sarkozy en esa misma conversación a facilitar la misión humanitaria y a suspender las operaciones militares en la zona elegida.

Unas horas antes de que el Elíseo informara de la llamada telefónica de Sarkozy a Uribe, el presidente francés se había dirigido en un mensaje por televisión al jefe de las Farc, Manuel Marulanda, para exigirle la liberación inmediata de Betancourt, cautiva de la guerrilla desde febrero de 2002.

“Basta con una decisión de su parte para salvar a una mujer de la muerte y mantener la esperanza de todos los que siguen detenidos. Tome esta decisión: libere a Ingrid Betancourt”, afirmó Sarkozy en su mensaje al jefe de las Farc.

En ese mensaje, el jefe de Estado advirtió de que Betancourt está “en peligro de muerte inminente” y no tiene fuerzas para resistir a un “cautiverio interminable”.

Según el Comité de Apoyo a Ingrid Betancourt, cuyos responsables se reunieron hoy con Sarkozy, la rehén está en huelga de hambre desde hace más de un mes.

El presidente francés indicaba en su mensaje a Marulanda que Francia aguarda solamente una “señal” para poner en marcha, “en contacto con las autoridades competentes”, una “misión humanitaria para ayudar” a hacerse cargo de Betancourt y del resto de los rehenes debilitados.

“No tenemos el derecho de seguir sin hacer nada. Es aquí y ahora. Está en juego la vida de una mujer. Cada uno está ahora frente a sus responsabilidades. Usted (Marulanda) tiene las suyas, asúmalas”, concluyó Sarkozy en esa intervención