Por señalar a Ortega, LA PRENSA bajo amenaza

<p>Luego de que este diario señalara que sí existió una visita de las Farc a Managua, está ahora bajo la amenaza de desconocidos.</p>

El presidente Daniel Ortega acusó a LA PRENSA de haber "traicionado a la patria" por haber informado que al país arribó una delegación de "seis hermanos" de las Farc el pasado 19 de julio, hecho que negó.

"Eso se llama traición a la patria y eso es lo que están haciendo los dueños de ese medio de comunicación (refiriéndose a LA PRENSA) porque están sirviendo a los intereses de la oligarquía colombiana", aseveró el mandatario durante un encuentro con miembros del partido sandinista en la Casa de los Pueblos, donde también anunció que ordenó al Procurador de la República, Hernán Estrada, que inicie un estudio de los mecanismos legales que seguirá en contra de este Diario "por haber lesionado la soberanía del país, cuando de por medio está un conflicto de orden territorial, de soberanía donde tenemos a favor el fallo de la Corte (de Justicia de La Haya)".

En ningún momento este Diario ha relacionado el diferendo territorial con la visita de los miembros de las Farc que todavía ayer el Canciller de la República no pudo negar.

No obstante, Ortega reiteró en el mismo discurso de anoche que está dispuesto a reunirse con los miembros de las Farc para conversar sobre la paz, pese a que este grupo rebelde tiene orden de captura a nivel internacional por ser considerado terrorista.

Ortega afirmó que la "trama" de la publicación hecha por LA PRENSA sobre la supuesta llegada de miembros de las Farc puede ser utilizada por Colombia para deslegitimar el fallo de la Corte en La Haya, sobre la soberanía de Nicaragua en áreas marítimas del Caribe.

"Yo he sido claro ante la solicitud de los hermanos de las Farc a través de la carta (que le enviaron) de que sí estoy dispuesto a conversar y mantengo esa posición. El día que se dé esa reunión no va a ser clandestina va a ser una reunión pública no tenemos por qué escondernos", expresó Ortega.

Recordó que él estuvo en San Vicente de Caguán durante las fracasadas conversaciones de paz que suscribió el fallecido líder de las FARC, Manuel Marulanda Vélez, con el entonces Presidente colombiano, Andrés Pastrana. "Me quedé todavía una semana más con los guerrilleros de las Farc compartiendo experiencia para trabajar por la paz".

Y en tono desafiante insistió: "Yo no le voy a pedir permiso a nadie" para negociar con el grupo guerrillero, pese a que el Gobierno de Colombia ha sido enérgico en su rechazo sobre las intenciones de Ortega de intervenir en este conflicto.

Y reiteró su amenaza: "Yo denuncio ante el pueblo nicaragüenses la actitud de traición a la patria en que está incurriendo este medio de comunicación. Esto no va a significar que vamos a cerrar ese medio".

"Que se queden tranquilos que no los vamos a cerrar, tampoco nadie va a ir a protestar frente a ese medio, porque entonces les van a llamar turbas", dijo Ortega.
A su vez el mandatario anunció que solicitará a la Cruz Roja Internacional que envíe una delegación a Nicaragua para que valore la situación médica de las dos guerrilleras colombianas "Susana y Diana", dijo, usando sus seudónimos, que se encuentran refugiadas en el país, tras haber sufrido lesiones durante un bombardeo a un campamento de las Farc en suelo ecuatoriano en marzo.

Temas relacionados