Sin ambiente para conciliar culminó ampliación de demanda contra Valencia

El presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, salió de su diligencia de ampliación de denuncia ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes sin dar declaraciones. Ramiro Bejarano, abogado del magistrado César Julio Valencia Copete dijo que no están dispuestos a conciliar.

Durante un poco más de cuatro horas y media, el Presidente de la República estuvo presentando los motivos de la denuncia por injuria y calumnia en contra del ex presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), César Julio Valencia Copete.

Por más de tres horas el Jefe de Estado estuvo explicando y entregando argumentos acerca de la división de poderes en el país, esto al ratificar que por este motivo se presentó ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara.

Elespectador.com estableció que el presidente le manifestó al representante investigador, Carlos Chavarro, que no podía dejar pasar por alto una injuria o calumnia como la del ex presidente de la CSJ.

Este medio de comunicación conoció además que el presidente Uribe le insistió a la Comisión de la Cámara que si se comprueba que éste hizo la llamada a Valencia Copete, para preguntarle por el proceso de su primo que llevaba a cabo la CSJ, él renunciaba a su cargo de Presidente de República.

El Presidente destacó también que lo mejor para la Comisión de Acusaciones era que él asistiera personalmente a la misma diligencia judicial, porque en la opinión pública esta célula legislativa tiene una imagen "vilipendiada".

Este proceso que hizo tramite en Legislativo, hace referencia a una presunta llamada que hizo el Presidente a Valencia Copete para saber detalles sobre el caso de su primo, el ex senador Mario Uribe Escobar, cuando apenas se iniciaba una investigación en su contra por presuntos vínculos con el paramilitarismo.

El abogado de Valencia Copete, el ex director del Das, Ramiro Bejarano, confirmó que durante la diligencia, el Presidente de la República fue vehemente y radical en su posición, pero nunca estuvo cerca de llegar a los puños con su oponente, tal como se quiso informar inicialmente.

"Conociendo al doctor Uribe, uno no se extraña de su férrea posición. Así siempre habla él. No hubo ningún evento violento", confirmó Bejarano.