Yidis, ¿secuestradora del Eln?

<p>La historia del plagio de cuatro servidores públicos, entre ellos un diputado en 2000, con una protagonista: Yidis Medina. En siete años el caso no tuvo un avance. Hoy vuelve y sus personajes forman parte de la pugna política.</p>

Corría el mes de agosto de 2007. Las elecciones a la Gobernación de Santander estaban al rojo vivo y las preferencias electorales mostraban estrecha ventaja del ex ministro Horacio Serpa Uribe, del Partido Liberal, sobre su contendor Didier Tavera, de Convergencia Ciudadana. De repente, Ricardo Sequeda, ex secretario de Hacienda de Barrancabermeja, alborotó el avispero cuando en el programa De Frente, de la Televisión Regional de Oriente, acusó a la ex congresista Yidis Medina Padilla de haber sido la autora de su secuestro, perpetrado el 21 de diciembre de 2000 en el puerto petrolero.

En ese momento la ex congresista Yidis Medina apoyaba a Horacio Serpa y Ricardo Sequeda a Didier Tavera. El entrevistador fue Álvaro Alférez, quien tiempo después también resultó en las filas de Convergencia Ciudadana, movimiento creado por el ex senador Luis Alberto Gil. Lo paradójico es que ahora en frentes políticos distintos, Yidis Medina y Ricardo Sequeda volvían a encontrarse. La última vez en que habían cruzado sus destinos fue en diciembre de 2000 en Barrancabermeja, donde la primera era asesora de la Alcaldía y contratista del municipio, y el segundo, secretario de Hacienda del alcalde Elkin Bueno.

Fue entonces cuando ocurrió el secuestro de tres funcionarios de la Alcaldía de Barrancabermeja y de un diputado para presionar los pagos a una cooperativa de desarrollo social llamada Integrar. En ese plagio múltiple, al parecer perpetrado por el Eln, dos de las víctimas fueron Yidis Medina y Ricardo Sequeda. Lo curioso es que después del episodio, la investigación judicial fue casi nula y los protagonistas del caso siguieron diferentes caminos. Mientras Sequeda terminó inhabilitado tras su paso por la Alcaldía de Barrancabermeja y el propio alcalde Elkin Bueno destituido, Yidis Medina siguió promoviendo proyectos, haciendo política y en 2004 alcanzó a ser congresista.

Lo cierto es que a raíz del enfrentamiento político como trasfondo de la disputa por la Gobernación de Santander, súbitamente resucitó el proceso penal por el cuádruple secuestro de 2000, y hoy cobra trascendencia por el escándalo de la yidispolítica. El primero en recobrar su memoria fue el ex tesorero de Barrancabermeja Juan Carlos Carvajal, quien recordó que el 21 de diciembre de 2000 llegó a su despacho la contratista Yidis Medina para pedir que le pagara unas cuentas a la Cooperativa Integrar, porque sus promotoras estaban exaltadas. El tesorero le explicó que sólo pagaría cuando llegaran recursos de Ecopetrol.

Asesora y tesorero salieron a almorzar y a las pocas cuadras fueron abordados por dos desconocidos que los secuestraron,


e intimidándolos con armas de fuego los condujeron a una casa ubicada al nororiente del municipio. En el sitio, según Carvajal, sacaron a Yidis Medina y entró un comandante para reclamarle por qué no le pagaba las cuentas a la Cooperativa Integrar. Él explicó el trámite y manifestó que la autorización la daba el secretario de Hacienda Ricardo Sequeda. Minutos después, cuando lo liberaban, se percató que los secuestradores tenían en su poder al secretario de Hacienda Ricardo Sequeda.

En su declaración a la justicia, Sequeda explicó que esa tarde recibió una llamada a su celular conminándolo a acudir a una casa, so pena de asesinar al tesorero Juan Carlos Carvajal. Según él, se comunicó con el alcalde, quien le dijo que no permitiera que lo agarraran. Después lo llamó el diputado Luis Francisco Guarín, quien le manifestó la difícil situación del tesorero. En conclusión, en un vehículo conducido por un contratista del municipio, secretario de Hacienda y diputado se fueron a cumplir la cita. Cuando llegaron al lugar, los llevaron a una tienda y reaparecieron los presuntos guerrilleros del secuestro.

El reclamo fue el mismo: el no pago de unas cuentas de la Cooperativa Integrar y la explicación de Sequeda igual: había que esperar los giros de Ecopetrol. En medio de la presión, el secuestrador manifestó que ya venía la dama a arreglar el problema. Según Sequeda, su sorpresa fue total cuando vio aparecer a Yidis Medina, quien después de saludarse cordialmente con los secuestradores, la emprendió contra los cautivos por las cuentas de la Cooperativa Integrar. Y supuestamente después de varias horas y muy exaltada señaló: “Estas cosas ocurren en Barranca porque ustedes nunca hacen nada, maten a ese perro hp”.

El diputado Luis Francisco Guarín reaccionó y le dijo a Yidis que cómo se le ocurría hacer lo que estaba haciendo. Tiempo después soltaron a los cautivos uno tras otro, con el compromiso de pagar los dineros a la Cooperativa. Interrogada la ex congresista, manifestó que ella había sido la secuestrada y que no entendía por qué Sequeda, si se había dado cuenta de que ella formaba parte de sus secuestradores, nunca la había denunciado y sólo venía a hablar de ese tema siete años después. De paso, Medina recordó que el tesorero Carvajal estuvo detenido por el delito de peculado por apropiación.

Hasta aquí la historia de un secuestro que sólo suscita preguntas: ¿Por qué hasta ahora vuelve a hablarse de un tema que jamás tuvo un detenido? Y algo más: el día de su declaración sobre el caso en septiembre de 2007, Yidis Medina llevó un documento de diciembre de 2000 donde constaba su denuncia por secuestro. El pasado 18 de febrero, el CTI reportó que, después de una inspección al libro radicador de denuncias de 2000, no encontró esa denuncia. Pero la Inspección Primera de Policía de Barranca expidió constancia de que Yidis Medina instauró querella policiva en esa fecha. ¿Cuál es la verdad?

De colofón, cabe agregar que por la misma época en que avanzaba esta investigación del secuestro y sus pormenores, hoy de nuevo paralizada, Yidis Medina la emprendió contra el senador Luis Alberto Gil, jefe máximo de Convergencia Ciudadana


por el tema de la parapolítica. Y a principios de este año, sin que el tema del presunto secuestro se aclarara, la ex congresista, en entrevista con El Espectador, habló de su próximo libro sobre los secretos de su voto por la reelección en 2004. Desde entonces es la gran protagonista del escándalo de la yidispolítica. Todo ello revive el interrogante: ¿Por qué vuelve a aparecer el episodio del secuestro de 2000?

El rastro de la Cooperativa Integrar

En septiembre de 2007, cuando Yidis Medina declaró por el caso de su presunto secuestro en 2000, aclaró que ella manejaba el programa de la Alcaldía de Barrancabermeja “Generación de Empresas y Empleo”, para lo cual el Gobierno abría una convocatoria, aportaba un dinero y las cooperativas financiaban lo restante para favorecer a poblaciones de escasos recursos.

Una de esas firmas fue la Cooperativa para el Desarrollo Social y Económico del Magdalena Medio, Integrar, motivo del triple secuestro de 2000. Según el ex tesorero, Juan Carlos Carvajal, por la falta de pago a esta cooperativa le hablaba Yidis Medina antes del secuestro y le reclamó al comandante que lo secuestró. Lo mismo dice el ex secretario de Hacienda Ricardo Sequeda.

Al consultar la composición de dicha cooperativa en la Cámara de Comercio de Barrancabermeja, se advierte que uno de los integrantes del consejo de administración es Mayerlis Medina, hermana de Yidis Medina. Además se registran cuentas de cobro en favor de la congresista como asesora en planeación y proyectos que desarrolla la empresa en julio de 2001.

¿Qué pasa con Cosacol?

Cosacol es una empresa con más de 15 años de experiencia en proyectos de construcción, operación y mantenimiento de oleoductos, gasoductos, estaciones compresoras de gas y facilidades de producción en petróleo y gas.

Su labor y experiencia en estos últimos años ha logrado posicionarla como líder en el sector de hidrocarburos. El pasado 31 de mayo, la representante legal de la empresa, Mariella Ayala Mejía, envío a la revista Semana una aclaración respecto a los vínculos existentes entre dicha entidad y la ex parlamentaria Yidis Medina.

En la misiva, Ayala precisó que Cosacol no conoce a Medina y que los proceso técnicos de precalificación que adelanta la empresa ante Ecopetrol se realizan en las mismas condiciones y términos que aplican para todas las empresas del sector, debidamente reglamentados con total transparencia. “Cosacol es una empresa con más de 15 años de experiencia en Colombia, durante los cuales no sólo se han generado empleos directos de manera masiva, sino que jamás ha entablado pleitos legales ni contra Ecopetrol ni contra empresas privadas del sector”.

Asimismo, la representante señaló que no es la primera vez que en un entorno empresarial tan “especializado y competido”, algunas personas pretenden utilizar el nombre de Cosacol con fines ajenos a los criterios con los que se maneja la empresa.

Temas relacionados