"No soy un ambicioso del poder, pero sí un ambicioso de la seguridad": Uribe

El Presidente dijo que proyecta la política de Seguridad Democrática a largo plazo.

El presidente Álvaro Uribe dijo que no es un "ambicioso del poder, pero sí de la seguridad, de la inversión y de la prosperidad de los colombianos" y aseguró que lo que está "en juego" es si su país "va a proyectar en el largo plazo unas políticas que han demostrado su conveniencia".

Uribe, que se encuentra en España para una visita de trabajo de dos días, pronunció estas palabras en la conferencia-coloquio que ofreció en el Fórum Nueva Economía de Madrid, al ser preguntado si ha decidido si se presentará a la reelección en las próximas elecciones presidenciales de 2010.

Tras afirmar que quiere a los colombianos, apostilló: "No está en juego el apego al poder, que no tengo, sino si Colombia va a proyectar en el largo plazo unas políticas que han demostrado su conveniencia: la seguridad con valores democráticos, la inversión con responsabilidad social y la cohesión social".

El primer mandatario dijo querer para las nuevas generaciones de ciudadanos de su país "paz y prosperidad".

"Mi lucha -dijo- es por la prolongación de esas políticas. A la pregunta por la suerte política de la persona de Uribe, mi preocupación es por la suerte política de esas ideas".

Valoró la política de seguridad democrática con la que Colombia "ha avanzado mucho" , apostilló que "falta por hacer" e insistió en que su Gobierno "lucha todos los días" para conseguir la paz.

Uribe aseguró que el paramilitarismo "está desmontado" y, en este sentido, recordó que su Gobierno ha desmovilizado a 35.000 paramilitares y a más de 15.000 guerrilleros, una acción llevada a cabo "con firmeza y generosidad".

"Hace falta que se haga con la misma claridad frente a la guerrilla", agregó.

Tras afirmar que su Gobierno mantiene "toda la determinación" para combatir a los mil paramilitares que han reincidido y que no están en la cárcel o "abatidos por las instituciones armadas" , se refirió a la recuperación de la confianza por parte de los ciudadanos tanto en las instituciones como en la justicia, y a la prioridad que suponen en la agenda nacional las víctimas.

"Reparación total no hay, pero todo esfuerzo de reparación anula un germen de venganza, una posibilidad de odio. Todo esfuerzo de reparación es un camino que conduce a la reconciliación definitiva", señaló Uribe.

Recordó otras políticas de seguridad llevadas a cabo por países de América Latina en situaciones de menos riesgo y, al respecto, dijo que Colombia ha enfrentado "uno de los terrorismos más ricos del mundo, basado en el narcotráfico".

"Se ha enfrentado con una legislación ordinaria y no se ha apelado -no lo haremos- a una legislación que suprima libertades y afecte al pluralismo", dijo, y añadió que esa "gestión rigurosa de los derechos políticos" y esa determinación de "sancionar las violaciones de los derechos humanos" le da un "gran título de legitimidad política a la seguridad de Colombia y a sus actores".

Sobre las relaciones con España, Uribe las calificó de "óptimas: lo han sido y nuestra aspiración es que sigan ese curso".

Por otra parte, Uribe también se refirió a la crisis económica y, en este sentido, aseguró que su Gobierno trabaja para hacerla frente en infraestructuras, en la red de protección social, en la financiación del Estado y de los particulares y en la profundización de los estímulos para la inversión y el empleo.

También subrayó el "buen cuidado de la confianza inversionista" y al respecto, matizó: "A pesar de la crisis, en Colombia sigue la inversión. Si se paralizara el flujo de inversión, creemos que ese activo que es la confianza inversionista hay que preservarlo".

Temas relacionados