Circulares no son para uso político: Interpol

El organismo, con sede en Lyon (Francia), se abstuvo de emitir una Circular Azul en contra del exministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

Según informó el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), no se emitirá ningún tipo de circular en contra de Santos, luego de que Ecuador pidiera la emisión de una Circular Azul (de ubicación).

El director del DAS, Felipe Muñoz, dijo que la solicitud de Ecuador viola el estatuto tres de la Interpol, que señala que no se pueden utilizar este tipo de circulares con fines políticos, tal como ha considerado la crítica internacional el accionar del juez ecuatoriano que emitió una orden de captura contra Santos.

Entre tanto, el presidente Álvaro Uribe 'se despachó' en Barranquilla contra la justicia de Ecuador.

“Por lo pronto, permítanme decir, apreciados compatriotas, que debemos cerrar filas las grandes mayorías de colombianos para proteger a nuestro ex ministro de Defensa, el doctor Juan Manuel Santos; para denunciar ante el mundo que esta es una pirueta de los auxiliadores del terrorismo que desde hace 50 años se han enquistado en toda parte, y también se han enquistado en sectores de la justicia internacional”, señaló el presidente Álvaro Uribe.

Y agregó: “Que esta es una pirueta de los auxiliadores del principal grupo secuestrador del mundo que es la Farc; que esta es una pirueta de los auxiliadores de uno de los grupos secuestradores más peligrosos del mundo que es las Farc; que esta una pirueta de los auxiliadores del grupo torturador, criminal, cínico, sádico del mundo que es las Farc”.

Esta es la declaración completa del Presidente

“Hace unos días, una alta funcionaria internacional me preguntaba si creía que la Seguridad Democrática había logrado un avance en Colombia que la hacía irreversible. Medité por unos segundos, antes de dar una apresurada respuesta y le dije: ‘Todavía no’.

Lo que estamos viviendo ahora, que tanta angustia nos causa, este atentado contra el ex ministro (de Defensa) Juan Manuel Santos nos demuestra el peligro que todavía nos genera el terrorismo de las Farc y todos sus patrocinadores domésticos e internacionales.

Qué dificultad al referirme al tema, porque, entonces, algunos confunden la prudencia con la hipocresía; otros creen que para tener el tino del Gobierno hay que complacer a los patrocinadores del terrorismo.

Hemos pensado durante estas largas horas cómo referirnos al tema, además de enfrentarlo, para el cual hay un grupo bien importantes de juristas que están orientando al Gobierno Nacional.

Por lo pronto, permítanme decir, apreciados compatriotas, que debemos cerrar filas las grandes mayorías de colombianos para proteger a nuestro ex ministro de Defensa, el doctor Juan Manuel Santos; para denunciar ante el mundo que esta es una pirueta de los auxiliadores del terrorismo que desde hace 50 años se han enquistado en toda parte, y también se han enquistado en sectores de la justicia internacional.

Que esta es una pirueta de los auxiliadores del principal grupo secuestrador del mundo que es la Farc; que esta es una pirueta de los auxiliadores de uno de los grupos secuestradores más peligrosos del mundo que es las Farc; que esta una pirueta de los auxiliadores del grupo torturador, criminal, cínico, sádico del mundo que es las Farc.

Nosotros estamos enseñados a esto. Desde hace 40 años estos bandidos de las Farc nos han acostumbrado que ellos matan y también saben penetrar instituciones; que ellos secuestran y también saben buscar impunidad en sectores como el de este juez que se ha atrevido a dictar una orden de captura contra el ex ministro Juan Manuel Santos.

Estamos acostumbrados a eso. Nada nos sorprende, pero tenemos toda la firmeza y toda la energía para seguir esta batalla con todas las consecuencias.

Yo no entiendo por qué cuando la Organización de Estados Americanos y los países del continente en buen momento salen a descalificar el golpe de Estado de Honduras, se guarda silencio frente a este golpe de Estado que a través de un auxiliar del


terrorismo, enquistado en la justicia ecuatoriana, se le quiere dar a las instituciones democráticas de Colombia, auxiliando y patrocinando a las Farc.

En esta hora no vamos a poder seguir con confusiones; no vamos a poder seguir pidiendo hipocresía en nombre de la prudencia; no vamos a poder seguir pidiendo debilidad en nombre de las relaciones intencionales; no vamos a poder seguir pidiendo sumisión frente al terrorismo, en nombre de las reglas de la diplomacia.

Estamos retados, afrontamos este reto, y seguimos en la determinación de perseguir a estos bandidos protéjalos el que los proteja, porque el pueblo colombiano ha sufrido esta violencia desde los años 1940. Todos aquellos que ahora se quieren proteger con argumentos académicos y leguleyos sofisticados, deben saber que ya agotaron la capacidad de engañarnos. Entonces, ¿ahora van a llevar a la cárcel a quien se la jugó a fondo para liberar a Íngrid Betancourt, a los integrantes de la Fuerza Pública colombiana torturados y secuestrados durante tantos años?

Entonces, ¿ahora van a llevar a la cárcel a quienes han entregado vida, energías, han hecho todos los sacrificios por la libertad de los secuestrados, los van a llevar a la cárcel a fin de que los secuestradores sean campeones? Entonces, ¿ahora a través de patrañas, de piruetas judiciales nos quieren imponer el imperio terrorista de las Farc? De ninguna manera lo aceptamos. De ninguna manera lo aceptamos. Es tan grave el golpe de Estado de Honduras como el golpe de Estado en favor del terrorismo que se le quiere perpetrar a Colombia, a través de una patraña leguleya de un juez ecuatoriano que, estamos seguros, no tiene el aval del pueblo ecuatoriano.

Es que el pueblo ecuatoriano sabe que no fue el pueblo ecuatoriano el que protegió a las Farc. Es que el pueblo ecuatoriano sabe que no fue el pueblo ecuatoriano el que dio el consentimiento para que ‘Raúl Reyes’ instalara sus campamentos de tortura en Ecuador. Es que el pueblo ecuatoriano sabe que no fue el pueblo ecuatoriano el cómplice de las Farc para mantener secuestrada durante tantos años a Íngrid Betancourt. Es que el pueblo ecuatoriano sabe, y algún día lo dirá, quiénes son allá los que en contra del consentimiento del pueblo ecuatoriano son los cómplices de la tortura, los auxiliadores del secuestro, los soportes del terrorismo.

Pienso y pienso en cada momento qué decir. Pero es una hora de desafío. ¿Y saben por qué nos han pisado durante tantos años? Porque no nos pusimos de pecho a la tormenta oportunamente, porque nos declaramos vencidos frente al terrorismo desde las primeras horas, en nombre de una falsa interpretación de la civilidad.  Vamos ahora, con la Constitución y con la Ley, con la dignidad de la República, a defender a nuestro ex ministro, a tiempo que seguiremos con la Constitución y el pueblo y las armas de la República en la derrota de los terroristas”.