Piedad Córdoba anuncia pruebas de vida de secuestrados

La senadora se reunió con Monseñor Pedro Rubiano y con el presidente de la Conferencia Episcopal Monseñor Rubén Salazar.

Luego de su reunión con los dos altas jerarcas de la iglesia, la congresista Piedad Córdoba dijo que pudo establecer que ya vienen en camino nuevas pruebas de supervivencia de secuestrados en manos de las Farc. 

Dijo que no ha tenido contacto directo con el grupo guerillero, porque no está autorizada, pero señaló que seguirá adelantando gestiones -como su reunión con los representantes de la iglesia- para ir 'ganando terreno', a la espera de que el presidente Uribe le oficialice su mediación para el proceso de lberación de secuestrados.

Córdoba dijo que no conoce de cuántos secuestrados, ni de quienes se tratan las pruebas de supervivencia, pero aclaró que es una acción humaniatria y unilateral de las Farc.

Entre tanto, el Congreso se comprometió a dar "respaldo institucional" a la senadora opositora Piedad Córdoba para que siga desarrollando su labor de mediación orientada a lograr más liberaciones de secuestrados por la guerrilla de las Farc.

Así lo anunció este martes el recién elegido presidente del Congreso, el senador Javier Cáceres, en una entrevista con la emisora Caracol Radio.

"Vamos a darle respaldo institucional como Congreso para que siga en su tarea, que ha dado bastantes resultados. Hay que seguir apoyando" a Córdoba, sostuvo Cáceres.

"Consideramos que lo ha venido haciendo bien, que (su labor) ha dado resultados (...) Hay que apoyarla con mayor amplitud", agregó el legislador.

Las gestiones de Córdoba han permitido la liberación unilateral de doce rehenes de las Farc en el último año y medio.

La senadora reiteró ayer, en un comunicado difundido en Bogotá, que ejercerá de nuevo como mediadora para lograr la puesta en libertad de secuestrados por las Farc una vez que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, la confirme de manera oficial en ese papel.

La congresista insistió en la necesidad de que Uribe formalice la autorización que le dio el pasado 8 de junio para que reciba a los rehenes, luego de que los rebeldes le ratificaran que siguen dispuestos a nuevas entregas unilaterales de cautivos.

Uribe autorizó a Córdoba a participar en las liberaciones, pero con la condición de que las Farc entreguen a los 24 policías y militares que tienen en su poder, así como los cadáveres de tres hombres muertos en cautiverio.

Por su parte, las Farc reiteraron este fin de semana su disposición a poner en libertad a dos militares, uno de ellos secuestrado hace casi 12 años, y a entregar el cadáver de un capitán de la Policía que murió en cautiverio.

En un mensaje dirigido a Córdoba, las Farc dicen que esperan que, tras la entrega unilateral de los dos militares y los restos del policía, el Gobierno acepte acordar el intercambio de "los prisioneros de guerra del Estado y de la guerrilla".

Los insurgentes pretenden canjear a los rehenes por medio millar de guerrilleros presos, incluidos varios extraditados a Estados Unidos.