Ortega también critica bases militares y dice que acabará con procesos sociales

El presidente de Nicaragua afirma que desde allí se pueden dirigir operaciones en contra de Venezuela, Bolivia y Ecuador.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmó que las bases militares de Estados Unidos en Colombia son para organizar operaciones para tratar de acabar con procesos sociales, populares y democráticos en Latinoamérica.

En un largo discurso pronunciado con motivo del XXX aniversario de la fundación de la Fuerza Aérea de Nicaragua, difundido por el canal 4 de televisión, afín a su Gobierno, Ortega abordó la crisis en Honduras y dijo que no podía dejar se referirse al tema de las bases norteamericanas en Colombia.

"Colombia ya tenía bases militares norteamericanas, pero ahora proyecta tener más y llegar hasta diez bases", afirmó el líder sandinista.

Agregó que esas bases no sólo son una amenaza para las naciones que tienen frontera con Colombia, sino también que para toda Latinoamérica "y para Nicaragua".

Según el gobernante sandinista, Colombia, con esas bases, "puede liberar más fuerzas y combinar incluso operaciones dirigidas a acabar con procesos sociales, populares y democráticos como los que avanzan en Venezuela, Bolivia y Ecuador".

Sostuvo que con la amenaza de estas bases, Colombia también pretende desconocer fallos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en alusión a una sentencia sobre delimitación de fronteras marítimas entre Nicaragua, Honduras y Colombia en el mar Caribe.

"La Corte ha delimitado esa frontera marítima con el hermano pueblo colombiano que se amplía de tal manera que se multiplica la plataforma continental de Nicaragua", dijo Ortega.

"Colombia, que no tiene la fortaleza del imperio norteamericano, español o británico, ha tenido una política expansionista sobre el mar Caribe, queriendo afectar los derechos históricos de nuestros territorios marítimos en esa zona", dijo Ortega.

El mandatario también abogó porque el Gobierno de Estados Unidos cumpla con una sentencia de la CIJ de 1986, que mandó a indemnizar a su país con mas de 1.700 millones de dólares por daños causados por actos terroristas contra esta nación centroamericana.

Ortega insistió en que se cumpla este fallo, a pesar de que la ex presidenta Violeta Chamorro (1990-1997), por decreto, desistió de ese reclamo, tal como recientemente recordó el embajador de Estados Unidos en Managua, Robert Callahan.