Denuncian presiones para que congresistas uribistas no viajen a cumbre de Unasur

A última hora, los legisladores de partidos cercanos al Presidente Uribe, ‘se bajaron' del avión que los llevaría a Quito.

El presidente de la colombiana Consultaría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES), Jorge Rojas, denunció que, "por presiones" del Gobierno colombiano, dos congresistas que iban a viajar a Quito, como invitados a la cumbre de Unasur, del próximo lunes, no lo hicieron.

Según un comunicado, los congresistas Manuel Vives, del Partido de La U, colectividad cercana al presidente Álvaro Uribe, y Óscar Fernando Bravo, del Partido Conservador, que hace parte de la bancada uribista, "se bajaron del avión" en el último momento.

Los que sí viajan son los representantes del Partido Liberal, Héctor Osorio y Joaquín Camelo, así como la senadora Gloria Ramírez, del Polo Democrático Alternativo.

El pasado viernes, más de un centenar de organizaciones y personalidades de la sociedad civil colombiana difundieron en Quito una petición a los gobiernos de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para que ofrezcan sus "buenos oficios en favor de la paz para Colombia".

La carta fue remitida a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, cuyo país pasará a Ecuador la presidencia pro témpore de la Unasur el proximo lunes, en Quito, así como al presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

Encabazada por la Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la Paz y la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES), la petición se refiere también al anuncio del gobierno colombiano de "suscribir un acuerdo para permitir a Estados Unidos realizar operaciones militares en siete bases colombianas".

Sobre este anuncio, las organizaciones que suscriben la comunicación advierten que, además de generar "riesgos para la seguridad y la estabilidad de la región, prolonga fracasadas políticas antidrogas, incentiva la carrera armamentista" y apunta a "prolongar un conflicto armado interno del que estamos hastiados".

Los firmantes reclaman de UNASUR que "no sólo se concentre en resolver la crisis diplomática que provoca este anuncio", sino que busque también "soluciones políticas y negociadas para superar de una vez por todas la confrontación armada y la violencia en Colombia".

En la carta se expresa la "profunda preocupación por la continuidad del conflicto armado en Colombia y por el creciente deterioro de las relaciones entre el gobierno de Colombia y los gobiernos de los hermanos países de Venezuela y Ecuador".

La comunicación, difundida Rojas, será entregada a los presidentes que participan en la cumbre de Unasur en Quito, por miembros de la Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la Paz en Colombia.

Aunque esa carta no había sido firmada por los congresistas Vives y Bravo, según CODHES, ambos formaban parte de la misión colombiana a la cumbre de Unasur.