Destacan victoria de la democracia colombiana en el Washington Post

Un artículo de opinión considera que un tercer mandato de Uribe hubiese sido malo para el país.

La decisión de la Corte Constitucional colombiana de rechazar la posibilidad de una segunda reelección del presidente Álvaro Uribe ha sido una "victoria" de la democracia según un artículo de opinión publicado por el Washington Post.

Uribe "es abrumadoramente popular en Colombia. Ha conseguido combatir el terrorismo y los carteles de drogas y incluso hacer las calles de Medellín más seguras", indican Robert Kagan y Aroop Mukharji, del centro Cargegie Endowment for International Peace.

"Si alguien hubiera podido conseguir un tercer mandato, ese era Uribe", agregan.

No obstante, "afortunadamente, la Corte ha tomado otra dirección, quizá porque entendió que un tercer mandato hubiera sido malo para Colombia, para el hemisferio e incluso para Uribe".

Los autores subrayan que la democracia "debe apoyarse sobre unos fuertes pilares institucionales y legales más que sobre un hombre". "Especialmente en las democracias incipientes, la integridad de las instituciones es tan importante como el deseo de la gente", agregan.

Uribe, que llegó al poder en 2002 con una victoria aplastante en las urnas y fue reelegido en 2006 tras una enmienda a la Constitución, es considerado el mandatario con mayor apoyo popular de la historia del país.

Pero a juicio de los autores, un tercer mandato hubiera podido ser el camino para que Uribe "hubiera construido un gobierno alrededor de sí mismo" y sus consecuencias hubieran trascendido las fronteras de Colombia.

Los expertos señalan que la democracia ha comenzado a debilitarse en América Latina, "donde los 'hiperpresidentes' y los cambios constitucionales se han convertido en algo habitual".

"Uribe podría haber fortalecido una tendencia que comenzó con (el presidente de Venezuela Hugo) Chávez, seguido por el de Ecuador, Rafael Correa, el de Bolivia, Evo Morales, y que intentó en Honduras, Manuel Zelaya".

En cambio, señalan que Colombia se ha alejado de esta "ola de autocracia" y ha optado por "fijar un modelo para un transición de poder democrática duradera y pacífica".

En opinión de los autores, Uribe "es el héroe de esta historia" ya que "a pesar de sus deseos personales, ha permitido a la corte hacer su trabajo sin interferencias".

El pasado 26 de febrero la Corte Constitucional de Colombia falló en contra de la Ley de Referendo (con siete votos en contra y dos a favor) que de ser aprobada hubiera permitido convocar una consulta con el fin de que Uribe se presentase a un tercer mandato consecutivo en las elecciones presidenciales del próximo mayo.

El alto tribunal declaró la ley "inexequible" (que no se puede llevar a efecto) al detectar numerosas violaciones en el proceso y vicios de forma. Una decisión que el presidente Uribe dijo "aceptar" y "acatar".