Candidato acusado de presionar votantes con Acción Social dice que “todo es un montaje”

Julián Rivera negó que esté coaccionado a madres cabezas de familia a través de los subsidios presidenciales.

Al conocer las denuncias que contra él hacen por presiones electorales a través de Acción Social, el directamente implicado, Julián Rivera, candidato a la Cámara por Cambio Radical, negó que esté coaccionando a los electores.

Rivera, señalado no permitir los giros de los dineros otorgados por los subsidios a un grupo de mujeres de Ciudad Bolívar, dijo que "todo es un montaje".

Según Rivera, sus contendores políticos han visto "una fuerza electoral" en él y un "excelente seguimiento por parte de la población", por lo cual han buscando bajar ese "camino" e inventar cosas a su alrededor.

Por eso, de inmediato aclaró que salió de Acción Social hasta el pasado 30 de noviembre, advirtiendo que anticipaba su retiro para no inhabilitarse en aras de aspirar a una curul en la Cámara.

Ante las denuncias acerca de que él en sus reuniones pide un aporte de $3 mil para su campaña, Rivera aseguró que "esto es absolutamente salido de los cabellos".

"Cuál personas se atrevería a solicitar plata para una campaña a la población más vulnerable (...) no tengo ni idea de esos cobros porque sólo hemos hecho que la población nos acoja", enfatizó.

Y frente los bloqueos que le acusan para el pago de los subsidios, rivera señaló que es necesario que se aclare que esto obedece a la Ley de Garantías que está en vigencia.

"Existe la Ley y ésta no permite que se den los pagos y por eso es que están bloqueados pero no tiene nada absolutamente nada que ver con que se vote por mí", sostuvo.

Finalmente, el aspirante al Congreso negó que en su campaña filmen a las mujeres que van a las campañas de otros candidatos para advertirles que les negaran los subsidios si van a éstas.