Registrador descarta renunciar pese a caos en elecciones

Carlos Ariel Sánchez dijo que no le pueden pedir que además de contar votos, se vuelva escrutador.

El Registrador del Estado Civil, Carlos Ariel Sánchez, descartó el martes cualquier posibilidad de renunciar al cargo, pese a las irregularidades presentadas durante la reciente jornada electoral, en la que los retrasos de los resultados fueron la constante.

"No he escuchado a nadie, ni quejas de que el Registrador faltó a la parcialidad (...) esa sería la razón por la cual debería renunciar. Nadie ha puesto en duda las garantías", dijo el funcionario público.

Sin embargo, el Gobierno advirtió el lunes que con lo mostrado en los comicios del domingo, no existen garantías para el próximo proceso electoral, en el que el país elegirá al próximo Presidente de la República, pero el Registrador advirtió que entonces "lo importante es precisar los cargos", pues insiste en que la Registraduría cumplió con lo que le correspondía.

"Lo que no hace la Registraduría es la adjudicación de curules, eso lo hace el escrutador (...) La Registraduría da datos fríos y secos. A mí no me pueden decir que además de contar los votos, me vuelva escrutador", acotó.

Explicó que escrutar es aplicar el sistema electoral y que de eso se encargan unos jueces delegados por las comisiones escrutadoras. "La Registraduría cuenta, no escrita", insistió.

Sin embargo, Sánchez reconoció que hubo lentitud en los jurados y por lo tanto, en la producción de las actas, pero enfatizó que "los colombianos amanecieron con los resultados electorales".

Dijo que dicha lentitud en el conteo de votos se debió a que con una cantidad similar de jurados y de puestos de votación, con respecto a la de hace cuatro años, se debió contar cerca de cuatro millones de votos más, cifra que no esperaban en ningún momento.