Asamblea Constituyente es negativa para Venezuela: Colombia en OEA

La ministra de relaciones exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, pide que el Vaticano y la ONU intervengan para solucionar crisis en el país vecino.

Cancillería

El gobierno colombiano está presente en la reunión de este miércoles en la que representantes y cancilleres de 34 países de la Organización de Estados Americanos (OEA) discuten la crisis política en Venezuela. La ministra de relaciones exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, aseguró que este es el espacio propicio para encontrar los caminos para la estabilización del país vecino. "Para lograr la cohesión social consideramos que el proceso de convocatoria de una Asamblea Constituyente en este momento es negativo para el país. La constituyente debe obedecer a una decisión legítima del pueblo venezolano a través de una consulta popular como lo estipula la constitución venezolana", dijo la ministra ante los asistentes. (Lea aquí: Venezuela: ¿Qué gana y qué pierde la oposición al negarse a la Constituyente?)

La canciller reiteró que “la crisis estructural que vive Venezuela, la gran polarización e imposibilidad para resolver las diferencias por las vías pacíficas hace cada vez más urgente una solución…Creemos que se deben vincular también instituciones que dan tranquilidad y certeza a la población, como el Vaticano, el cual esperamos que continúe en el esfuerzo que ha realizado y a la ONU con un representante del Secretario General que por su experiencia en el manejo de crisis y situaciones complejas pueden contribuir con legitimidad y objetividad en la búsqueda de soluciones de largo plazo para Venezuela”.

También invitó a Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, a evitar la represión contra la población civil que se manifiesta en las calles, liberar los presos políticos y no armar a la población civil.

Horas antes del encuentro, existían tres propuestas de Declaración que con ciertas diferencias de tono piden que el gobierno de Venezuela desista de su iniciativa de convocar a una Asamblea Constituyente, y proceda a la liberación de presos por razones políticas. Pero el ente hemisférico deberá superar sus divisiones internas para poder ofrecer un camino viable al convulsionado país sudamericano.

Por el reglamento de este cónclave, las decisiones -como una Declaración o una propuesta de un Grupo de Contacto- requerirá "dos tercios de los votos de los países representados en la reunión".

La convocatoria de este encuentro provocó la reacción de Venezuela de iniciar formalmente su salida de la entidad continental, un proceso que tardará dos años en completarse. Pero a último minuto, Caracas se acreditó a la reunión, poniendo fin a un mes de ausencias en las deliberaciones en la OEA.

Venezuela vive una alta tensión política desde que estallaran protestas opositoras contra el presidente Nicolás Maduro, el 1 de abril, que ya han dejado al menos 60 muertos y más de un millar de heridos, según la Fiscalía, y casi 3.000 detenidos, de acuerdo con la ONG  Foro Penal. 

*Con información de AFP