Así llega el Gobierno a la recta final del Congreso

‘En carreras’, así se verá el Ejecutivo para que sean aprobadas cinco de sus iniciativas claves y las conciliaciones de otros dos proyectos.

Juan Fernando Cristo, ministro del Interior, ante la plenaria del Senado. / Archivo - El Espectador

Durante las próximas 48 horas, el gobierno de Juan Manuel Santos tendrá que activar una maquinaria parlamentaria que, aunque sigue siendo mayoritaria, no fue tan efectiva como la del cuatrienio pasado para agilizar la agenda del Ejecutivo. Desde la Casa de Nariño, ya se hacen cálculos sobre las apuestas que deberá hacer la Unidad Nacional en las plenarias de hoy y mañana y balances sobre lo ocurrido desde el pasado 20 de julio, cuando inició la legislatura.

Son cuatro los proyectos que entran a plenarias de Cámara de Representantes y Senado hoy, y que fueron radicados bajo el signo de prioridad presidencial: el TLC con Corea del Sur, criticado por sectores industriales y las oposiciones de derecha e izquierda; el protocolo adicional de la Alianza del Pacífico, firmado con los presidentes de Perú, México y Chile el pasado 10 de febrero; la norma de inspección y vigilancia de la educación superior, clave para la ministra de Educación, Gina Parody; y el de financiamiento para la rama judicial, la principal apuesta legislativa del ministro Yesid Reyes para frenar la crisis de la Justicia.

Aunque el clima político es favorable para los tres últimos -los de la Alianza del Pacífico, Educación y Justicia-, la aprobación del tratado comercial con Corea del Sur no se da por garantizada. Las consecuencias que podría tener este pacto en la industria nacional genera preocupaciones, incluso, dentro de la misma Unidad Nacional.

También entrará este lunes al ruedo de la plenaria del Senado el proyecto del senador liberal Juan Manuel Galán para regular el uso medicinal del cannabis; una iniciativa que, si bien no es de autoría del Ejecutivo, sí ha contado con el respaldo público del ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y del propio presidente Santos. La semana pasada, a pesar de que las opiniones de la mayoría de bancadas era favorable a la aprobación de la marihuana con fines terapéuticos, estuvo a punto de hundirse por la salida masiva de senadores de la plenaria. Hoy será primero en el orden del día.

En la Cámara, por otro lado, la atención estará centrada en la Reforma Tributaria, que ha sido tachada de perjudicial por los gremios económicos y la derecha del Centro Democrático, pero calificada por el Ejecutivo como necesaria para mantener la inversión social. Ya fue aprobada en plenaria de Senado, su discusión empezó en el pleno de la cámara baja durante la semana pasada y el Gobierno espera que este lunes sea aprobada. En caso de que su discusión se dilate, pese a que la fuerza de la maquinaria gobiernista estará empeñada en sacarla adelante, sería el principal motivo del Ejecutivo para forzar la convocatoria a sesiones extraordinarias.

El panorama de otras dos iniciativas claves para el Gobierno es mucho más tranquilo y ya se cuentan como éxitos en la Casa de Nariño. La reforma al Fuero Penal Militar (acto legislativo), que se modificó la semana pasada por solicitud del Ejecutivo, logrando que las investigaciones que adelante la Fiscalía sobre falsos positivos sigan en la justicia ordinaria y no pasen a la militar, ya pasó las plenarias. Entre hoy y mañana, serán aprobadas las conciliaciones del proyecto en Senado y Cámara para que pase a segunda vuelta. Es decir, que pase por cuatro debates más, dos en cada cámara.

Lo mismo ocurre con la reforma del reequilibrio de poderes, el proyecto bandera del Gobierno para el primer año del cuatrienio que ha sufrido considerables variaciones desde el 3 de septiembre, cuando la radicó el Ejecutivo. El Ministerio del Interior confía en que la conciliación de esta iniciativa, que elimina la reelección y modifica puntualidades del funcionamiento y las relaciones de las distintas ramas del poder público, sea aprobada por el pleno de la Cámara y así pueda iniciar su segunda vuelta en la próxima legislatura.

Otras tres iniciativas, que ya surtieron su paso por el Congreso, generan tranquilidad en el Gobierno. La Ley de infraestructura, con la que se busca agilidad en los procesos de adquisición de predios, reglamentar las autorizaciones para la utilización de materiales de construcción y determinar parámetros para pagar los terrenos requeridos para la construcción de carreteras o proyectos de saneamiento básico y agua; la prórroga de la Ley de orden público, que faculta al Gobierno para negociar con grupos armados ilegales; y el presupuesto bianual de regalías, ya llegaron al despacho de Santos para ser sancionadas oficialmente como leyes.

El primer semestre del segundo cuatrienio Santos también deja algunas derrotas en su saldo. Es el caso de la reelección de los actuales alcaldes y gobernadores, para unificar los periodos presidenciales con los de los mandatarios locales, que se hundió en la comisión Primera del Senado y el de Zidres (Zonas de Interés de Desarrollo Rural y Económico) que apenas pasó de comisión y que es visto como un retroceso en la política agraria por académicos, organizaciones campesinas e, incluso, los empresarios.

 

 

[email protected]

@CamiloSeguraA