¿Atajar a Vargas Lleras?

El proyecto de Equilibrio de Poderes incluye al Vicepresidente en la lista de funcionarios aforados, es decir, con juicio político en el Congreso.

Germán Vargas Lleras, vicepresidente de la República.
Una nueva polémica se generó en torno al articulado de la reforma de Equilibrio de Poderes, que hoy arrancó el quinto de los ocho debates que debe cumplir en el Congreso de la República. Se trata de la posibilidad de que el Vicepresidente de la República, cargo que actualmente ostenta Germán Vargas Lleras, entre en la lista de altos funcionarios aforados, lo que implica que en caso de alguna denuncia o irregularidad solo podría tener un juicio político.
 
Así lo plantea la reforma al artículo 174 de la Constitución, que quedaría así: “Corresponde al Senado conocer de las acusaciones que formule la Cámara de Representantes contra el Presidente de la República o quien haga sus veces, contra el Vicepresidente de la República y contra los miembros de la Comisión de Aforados, aunque hubieren cesado en el ejercicio de sus cargos. En este caso, será competente para conocer los hechos u omisiones ocurridos en el desempeño de los mismos”.
 
La situación es la siguiente: la Comisión de Aforados que se crea con el Equilibrio de Poderes será la encargada de investigar a los magistrados de las altas cortes y al fiscal general, esto con la finalidad de evitar la posible impunidad en los procesos contra estos altos funcionarios. No obstante, el juicio político para el Presidente se mantendrá en el Congreso y los miembros de la nueva Comisión de Aforados también serán procesados por el Legislativo. La polémica consiste en que, en la ponencia, incluyeron al Vicepresidente en la lista de funcionarios que tendrían un juicio político.
 
La crítica obedece a que en el segundo gobierno del presidente Juan Manuel Santos se extendieron las funciones del Vicepresidente, y ahora Vargas Lleras es el encargado de las políticas de viviendas, vías e infraestructura, y maneja un presupuesto cercano a los $20 billones, lo que para la senadora de la Alianza Verde Claudia López no tiene ninguna justificación.
 
“El presidente sí puede tener juicio político porque es el cargo más importante del país no se puede poner como blanco de ataques por la vía de la justicia y porque al no poderse reelegir entonces no puede abusar del Estado y su presupuesto para impulsar su propia candidatura. Pero el Vicepresidente no tiene esa prohibición, si no ejerce más de tres meses la Presidencia, puede lanzarse. Que tal un señor que maneja $20 billones, todo el aparataje del Estado y además ahora va a tener impunidad, ¿quién va a competir contra él?”, advirtió López.
 
Llama la atención que en la exposición de motivos de la reforma no hay argumentos que expliquen por qué el Vicepresidente debería contar con este fuero. Incluso, desde la Comisión Primera han señalado que si se va a investir de garantías especiales a quien ocupe este cargo, debería ser objeto de investigación de la Comisión de Aforados, como va a suceder con los magistrados de las altas cortes y el fiscal, de este modo, no tendría la impunidad de facto que, consideran, tiene el juicio político en el Congreso.
 
Según señalan los ponentes de la iniciativa, este beneficio jurídico para la figura del Vicepresidente habría sido propuesta por los parlamentarios de Cambio Radical, partido fundado por el vicepresidente Vargas Lleras y del cual es considerado su jefe natural.