"Atentamente: víctima de las Farc"

El Espectador habló con 10 víctimas de este grupo que, aunque no estarán en La Habana, quieren decirle varias cosas a la guerrilla cuya violencia alteró sus vidas para siempre.

En la Unidad de Víctimas, más de seis millones de personas se han registrado como víctimas del conflicto colombiano. La autoría de los crímenes, sin embargo, es lo menos claro de esa estadística. / AFP

Son tiempos de dar pasos sobre cáscaras de huevo para la mesa de negociación entre el Gobierno y las Farc, ahora que está a punto de conocerse una piedra angular de estas conversaciones de paz: los nombres de quienes, en representación de las víctimas, irán a La Habana como voceros de sus intereses, reclamos, dudas y propuestas. Si este asunto, sin embargo, ha puesto algo en evidencia es que hablar de víctimas del conflicto en Colombia es echarle sal y limón a una herida profunda. ¿Quién es víctima? ¿Un militar secuestrado más de una década entra en esa categoría? ¿Puede Iván Cepeda hablar con legitimidad en nombre de quienes han sufrido la violencia de las Farc?

Esta polémica es hoy una hoguera encendida. Gente que ha sufrido la barbarie guerrillera, como el general (r) de la Policía Luis Mendieta —cautivo por 12 años—, sostiene que a La Habana sólo pueden llegar quienes han sido objeto de la crueldad de las Farc. El jefe de la delegación del Gobierno en Cuba, Humberto de la Calle, sostiene lo contrario: “Hay quienes han dicho que sólo vayan las víctimas de las Farc, porque esta es una negociación con las Farc. Nosotros realmente creemos que esta es una manera inadecuada de abordar este problema, que vincula a demasiada gente en Colombia [pero] no queremos que el tema de las víctimas se convierta en un elemento de polarización”.

Es probable que apenas el jueves se sepa quiénes viajarán a La Habana. Mientras tanto, y en busca de darles voz a las que no llegarán a Cuba, El Espectador habló con 10 personas cuyos destinos fueron marcados para siempre por la violencia de ese grupo alzado en armas. Todos respondieron las mismas preguntas: por qué son víctimas, qué les dirían a los que están en la mesa de negociación, qué aporte pueden o quieren hacer a la paz y con qué se sentirían reparados. Más allá de si encajan en la descripción que da la Ley de Víctimas o de si la Corte Penal Internacional tiene jurisdicción para condenar a la guerrilla por estos crímenes, se trata de una relación simple: qué daño les hizo las Farc y cómo podrían superarlo.

Las preguntas que cada víctima respondió: 
1. ¿De qué manera lo/a afectó la violencia guerrillera?
2. ¿Si estuviera en La Habana, ¿qué les diría a las Farc o al Gobierno?
3. ¿Desde su posición de víctima, ¿qué quiere o puede aportar para la paz del país?
4. ¿Qué espera recibir para sentirse reparado/a?

Vea los testimonios de las víctimas*

[email protected]

@dicaduran

[email protected]

@catalinagona