Ausentismo de santistas llevó a la primera derrota de la unidad nacional en el Congreso

Por un voto el Centro Democrático y el Partido Conservador vencieron en la elección del nuevo Consejo Nacional Electoral.

El ausentismo de algunos congresistas de la bancada de la unidad nacional llevó al Gobierno Nacional a sufrir su primera derrota en el Capitolio Nacional.

La falta de disciplina dentro de los santistas permitió que se unieran el Centro Democrático y el Partido Conservador para así terminar venciendo a la bancada santista en la intención de mantener mayorías férreas dentro del Consejo Nacional Electoral.

El senador Armando Benedetti Villaneda admitió que la unidad nacional perdió por un voto en la elección de séptimo magistrado del CNE.

Aunque la idea era que la unión de uribistas y conservadores llevara a elegir sólo dos magistrados, la indisciplina santistas frustró los anhelos del Gobierno y dejó a esos partidos con tres juristas electorales.

Quedamos 6-3 en el Consejo Nacional Electoral. Perdimos, por un voto, el séptimo magistrado…que error”, escribió Benedetti en Twitter.

Al ser consultada la presencia de los parlamentarios a la sesión del Congreso pleno, fue claro que cinco miembros de la unidad nacional no llegaron a la sesión.

Por los pasillos del Congreso circularon los nombres de esos ausentistas que terminaron llevando a la debacle santista.

Dentro del Partido Liberal hay dos congresistas que, al parecer, se declararon en rebeldía porque su colectividad los marginó de la nueva dirección. Se trata del senador Eugenio Enrique Prieto y el representante Diego Patiño Amariles, quienes no llegaron nunca a la sesión.

En el Partido de La U, quienes sin excusa conocido no llegaron a la sesión son el senador Milton Rodríguez Sarmiento y la representante Sara Piedrahita Lyons.

Finalmente está el caso del presidente de la Cámara, Fabio Amín, quien se excusó al estar en un viaje de trabajo propio de sus funciones.

De momento nadie en el Gobierno se ha pronunciado sobre la rebeldía de estos parlamentarios que terminaron afectando los intereses del santismo.