Aval del Congreso sin pregunta del plebiscito

Procurador y Centro Democrático reclamaron que, antes de darle vía libre al plebiscito en el Legislativo, debía conocerse la pregunta que llegará a las urnas el 2 de octubre.

El presidente Juan Manuel Santos durante el consejo de ministros en el que se revisó el cronograma del plebiscito.Cortesía SIG

Aunque el Congreso tenía un mes para aprobar la autorización al presidente Juan Manuel Santos para convocar al plebiscito para la paz, las plenarias del Senado y la Cámara de Representantes —en tiempo récord— avalaron ese permiso. A 32 días de la votación, y con una campaña tan corta, el Legislativo prefirió acelerar el trámite para permitir el llamado a los ciudadanos a las urnas.

Por eso, para hoy, se espera que el propio mandatario expida el decreto con la firma de todos los ministros convocando a los ciudadanos a votar el próximo 2 de octubre para refrendar o rechazar lo pactado con las Farc en La Habana (Cuba).

Legalmente, el Acuerdo Final podría estar ya vigente teniendo en cuenta las facultades y competencias constitucionales del jefe de Estado, tal y como sucedió en procesos de paz del pasado, pero como se sabe, desde el inicio de los diálogos Santos decidió comprometerse a someter lo pactado al dictamen de los colombianos.

El debate ayer en el Congreso giró alrededor del sigilo que ha guardado la Casa de Nariño para dar a conocer la pregunta con la cual se consultará al pueblo si apoya o no los acuerdos alcanzados con la subversión. Y fueron los senadores uribistas Paloma Valencia e Iván Duque quienes insistieron en que el jefe de Estado debió radicar la petición del plebiscito con la pregunta que llevará a las urnas.

Algo similar había considerado horas antes el procurador Alejandro Ordóñez, al advertir que en la misma petición de autorización debía haber incluido lo que se va a consultar: “No basta sólo con solicitar ese trámite, sino que se debe saber qué se le va a preguntar al pueblo colombiano”, sostuvo.

Al respecto, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que la pregunta no fue incluida en la solicitud de autorización enviada al Senado y a la Cámara porque no existe la obligación constitucional. “La ley no establece que este permiso del Congreso dependa de la pregunta, sólo se pide fecha”, precisó.

Y como preámbulo de la campaña que se inicia formalmente hoy, el copresidente de la U, senador Armando Benedetti, señaló que el plebiscito es una oportunidad para que el país no parezca “tan delirante y esquizofrénico” frente a la imposibilidad de cesar la guerra. A su turno, la senadora verde Claudia López pidió “juego limpio” para que no se incurra en tergiversaciones contra quienes están a favor de los términos de lo acordado con las Farc.

Finalmente, el senador Roy Barreras desmintió las versiones que apuntan a que no se ha dado una firma oficial del acuerdo porque se quieren hacer modificaciones “sorpresa”.

Lo cierto es que sobre el mismo plebiscito, el Consejo Nacional Electoral debe entregar más temprano que tarde las reglas de juego para saber cómo funcionarán las campañas promotoras del Sí y el No, cuáles serán los topes de financiación y cómo será el acceso a espacios en los medios de comunicación.