Azules y su decisión salomónica

La fuerte división en la que se encuentra el Directorio del Partido Conservador fue resuelta temporalmente con solución salomónica.

La fuerte división en la que se encuentra el Directorio del Partido Conservador fue resuelta temporalmente con solución salomónica: se aplazó para el 26 de enero la convención de la colectividad, programada para los primeros días de diciembre. 

Será ahí donde se definirá si van con candidato propio, hacen alianza con el Centro Democrático de Álvaro Uribe o se suman a la inminente intención reeleccionista del presidente Juan Manuel Santos.

Al respecto, el presidente del Partido, Ómar Yepes, afirmó que se trata de una decisión conciliada e invitó a quienes hoy están de precandidatos a continuar en campaña, porque la última palabra no será tomada desde el escritorio del Directorio, sino por la convención, en la que participarán cerca de 5.000 militantes de la colectividad.

Para la exministra y precandidata Marta Lucía Ramírez, es claro que no se puede seguir pensando en candidaturas santistas o uribistas: “Tenemos que pensar en una aspiración conservadora, que es lo que las bases realmente quieren”. Por su parte, el senador Efraín Cepeda aseguró que lo importante ahora es fortalecer las listas al Congreso, porque de esta elección dependerá el músculo político futuro de la colectividad.

En lo que no se pusieron de acuerdo los conservadores fue en la posesión del nuevo miembro del Directorio Nacional, que en el pulso interno que viven los azules sería el llamado a inclinar la balanza. Ya había sido escogido el concejal del municipio de Floridablanca (Santander) Oliverio Solano Cala, cuota del senador Roberto Gerlein y del grupo que respalda al presidente Santos.

Pero mientras Gerlein dice que Solano ya fue elegido y sólo falta su posesión, para Ómar Yepes esa decisión fue revocada y el Directorio debe volver a votar la próxima semana.

últimas noticias