Blindando el proceso electoral

Se busca garantizar la tranquilidad en los comicios de octubre y evitar delitos contra el sufragio. Algunos puntos generan polémica.

La implementación de la ley seca, el cierre de fronteras y la prohibición total de portar cualquier tipo de distintivo de alguna colectividad, son algunos de los puntos que fueron contemplados en el decreto de orden público expedido por el Gobierno, con el fin de garantizar la tranquilidad y transparencia en la jornada electoral del 30 de octubre. Sin embargo, entre las medidas tomadas hay algunas que desde ya generan polémica.

Como la del artículo 8°, según el cual, “en materia de orden público, los medios de comunicación transmitirán el día de elecciones las informaciones confirmadas por fuentes oficiales”. Así las cosas, lo que suceda en materia de posibles alteraciones en la seguridad deberá ser confirmado con las autoridades, supeditando el trabajo de corresponsales o colaboración ciudadana a lo que avalen los organismos estatales.

El Gobierno, buscando que los votantes puedan acceder a las urnas con facilidad, decretó también que las empresas de transporte público están en la obligación de prestar el servicio con por lo menos el 80% de su parque automotor. Sin embargo, es claro que cuando de elecciones se trata, es habitual que los transportadores, aliados con candidatos, presten sus automotores para llevar a los ciudadanos a votar.

Esta posibilidad la estaría dejando abierta el artículo 18 del decreto, según el cual “las empresas de transporte podrán realizar viajes ocasionales para la movilización de ciudadanos, en las rutas urbanas, veredales e intermunicipales, durante el día de elecciones”. Palabras más palabras menos, se estaría facilitando así el trasteo de electores. Al respecto, el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, manifestó que esta medida tiene como único fin facilitar el derecho al voto.

Por otra parte, con el fin de evitar todo tipo de propaganda política el día de los comicios, el decreto acogió una sentencia de la Corte Constitucional según la cual “no se permitirá ninguna alusión a color, distintivo o camisetas, como venía ocurriendo en el pasado. La propaganda por consiguiente queda completamente prohibida”, enfatizó Vargas Lleras.

Uno de los principales temores que ha hecho público el registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, es el ataque de hackers a la plataforma informática de la entidad. Por eso, el ministro de las Tecnologías de Información y Comunicaciones, Diego Molano, informó que “nos hemos sentado con los operadores de telecomunicaciones y en el decreto está incluida una colaboración para toda la operación que realice la Registraduría, que está tratando de reducir por completo el riesgo de que piratas informáticos obstruyan el envío de información”.

Por su parte, el director del DAS, Felipe Muñoz, anunció que con la intención de evitar el trasteo de votos desde los países vecinos, se realizará el cierre total de los pasos fronterizos desde las 4:00 de la mañana del sábado 29 de octubre hasta las 4:00 de la tarde del domingo, hora en que se cierran las mesas de votación. En Paraguachón, en La Guajira, Puente Cenapec en Cúcuta, Puente Páez en Arauca, Puesto Fluvial en Puerto Carreño, Puesto Fluvial en Leticia, Puente de San Miguel en Putumayo y el puerto terrestre de Rumichaca será restringido el tránsito de ciudadanos.

Además, se implementará la ley seca desde el sábado a las 6:00 de la tarde hasta el lunes a las 6:00 de la mañana. Y como novedad, con el fin de garantizar que los testigos electorales puedan documentar cualquier tipo de denuncia por presuntos fraudes contra el sufragio, podrán tener cámaras de video, teléfonos celulares o cualquier medio que les permita llevar un registro del conteo en mesa.