El evento se llevó a cabo en junio de este año

¿Bloqueo diplomático a escritores en festival literario en Grecia?

Una carta enviada por la Asociación Colombo-Helénica a la Cancillería dejó en evidencia las aparentes razones políticas que asumió el actual gobierno para retirar el apoyo de Colombia al Festival Literatura en Atenas (LEA).

Gloria Isabel Ramírez, durante su posesión como embajadora en Italia ante el presidente Iván Duque / Archivo particular

Desde hace más de once años, en Grecia (sur de Europa) tiene lugar el Festival Literatura en Atenas (LEA), uno de los eventos culturales más importantes en ese país, que reúne literatura y arte tanto de Iberoamérica como del país helénico, y su directora es una colombiana: Adriana Martínez. Generalmente, el evento organiza varias actividades que se concentran, principalmente, en Atenas y en las islas de Creta y Lefkada. Este año se llevó a cabo entre el 6 y el 19 de junio pasado y aprovechando que la Unesco declaró el 2019 como el año de las lenguas indígenas quisieron contar con un invitado especial: el profesor José Fernando Rubio, académico de la Universidad Externado de Colombia, experto en historia y lingüística. El LEA se venía desarrollando con absoluta normalidad y con el apoyo del Gobierno Nacional, pero esta ocasión fue la excepción. ¿Por qué?

Lo primero que hay que entender es que Colombia no tiene embajada en Grecia. La tuvo hasta el 2003, por lo que la representación de los connacionales que viven en ese país quedó bajo responsabilidad de la Embajada de Colombia en Italia y del cónsul ad honórem que desde hace cinco años tiene nuestro país en la capital griega. Se trata de Michalis Skoufalos, un griego que, sin recibir un solo peso del Gobierno colombiano, viene trabajando por la comunidad residente en Grecia y aportando de su propio bolsillo a distintas actividades, como la propia LEA. Un gesto que le fue vetado hace unas semanas por la actual embajadora de Italia, Gloria Isabel Ramírez, nombrada por el presidente Iván Duque en agosto del año pasado y una de las personas más cercanas a Duque, al punto que fue quien lo asesoró como candidato a la Presidencia.

La historia comenzó por una carta que envió la Asociación Colombo-Helénica, dirigida por María Cepeda Castro, al canciller, Carlos Holmes Trujillo, y revelada por la periodista Laura Gil en el portal La Línea del Medio. En ella se lee un reclamo porque este año fue la primera vez en que Colombia no apareció entre los países promotores del festival. “Al dirigirnos y preguntar a la directora (Adriana) por qué no aparecíamos como Colombia en el programa, la respuesta que recibimos fue: que la señora embajadora de Colombia en Italia, Gloria Isabel Ramírez, había negado el apoyo al festival por encontrarlo ‘fuera de las líneas de pertinencia’, esgrimiendo el argumento de que el festival había invitado el año pasado a escritores importantes de Colombia que han criticado al actual Gobierno, como son: Santiago Gamboa, Héctor Abad Faciolince, William Ospina, Juan Gabriel Vásquez (…) entre otros”, señala la carta.

El Espectador contactó a Adriana, la directora del LEA, para tener una versión más precisa de lo ocurrido y, efectivamente, confirmó que la diplomática Ramírez arguyó razones de “líneas de pertinencia” para impedir que se usara el escudo de Colombia en el festival, ya que era el único apoyo que pedían de la Embajada. A Adriana le sugirieron buscar sus propios recursos si quería llevar invitados al evento y, particularmente, al profesor Rubio. Cuando Adriana consiguió los recursos, le pidieron que mejor los usara “para invitar a alguien de la economía naranja”, según narró la propia directora a este diario. Ella, en todo caso, consultó al Comité del Festival LEA, cuyo presidente honorario es el escritor Petros Markaris, pero le dijeron que era imposible porque ya el profesor del Externado había sido invitado “y eso no le gustó a la embajadora, aunque me dijeron que sí me daban el auspicio para usar el escudo de Colombia. Luego me mandaron un mensaje por Whatsapp diciéndome que no, que ya no podía tener el escudo por no ser parte de las líneas de pertinencia”.

Y un dato más. El día anterior a que se imprimiera el programa de las actividades que se iban a desarrollar durante el LEA, le pidieron a Adriana Martínez que si podía incluir dentro de sus invitados al columnista Mauricio Vargas. “Les dije que sí, pero que no contaba con recursos para invitarlo y que no podía cambiar el programa, que lo podíamos incluir en dos de las charlas que ya estaban organizadas y que les daba hasta las 10:00 de la noche para que me confirmaran. No lo hicieron y tuve que decirles que ya no los podía esperar más porque tenía que mandar a imprimir”, contó la directora del evento. Al final, el profesor Rubio pudo llegar a Grecia pero, eso con otro contratiempo en el que no esperó estar involucrado el cónsul Skoufalos quien, para intentar apoyar el festival, quiso aportar de su propio dinero para financiar la visita de Rubio a su país.

El Espectador también lo contactó y, según su versión, él le comentó directamente a la embajadora la importancia del LEA y su interés en promover ese tipo de literatura en Grecia especialmente, porque obras de autores como Juan Gabriel Vásquez, Santiago Gamboa y Abad Faciolince han sido traducidos al griego. Además, le contó que él aportaría, al menos, la mitad del valor que costaría llevar a Rubio, pero la embajadora se lo prohibió. “Me pidió no apoyar financieramente a ningún escritor en particular” reveló el cónsul a este diario. “Es la primera vez que me pasa”, contó el diplomático griego. El Espectador buscó una respuesta oficial de parte del Gobierno Nacional pero, al cierre de esta edición, no había obtenido tal. De Cancillería, afirmaron que estaban preparando un comunicado para responder a este particular hecho.

Lo que sí es claro para Adriana es que “el Festival LEA no tiene ni tendrá nunca partido político” y, por eso, lo seguirá sacando adelante cuente o no con el respaldo oficial del actual Gobierno. Entre tanto, María Cepeda, hermana del senador del Polo Iván Cepeda, pidió una respuesta clara frente al tipo de apoyo que recibe la comunidad colombo-helénica porque la verdad, dice, “el Estado nos tiene abandonados”. Pidió al Congreso colombiano, además, que adelante un debate de control político alrededor de este hecho porque “queremos saber si es que este festival no hace parte de la economía naranja según parámetros del presidente Iván Duque, cuáles son los eventos ‘apoyables’ para el Gobierno y si hay censura frente a ciertos escritores, para que nos digan cuáles son los que hacen parte de la lista negra”.

El gobierno responde

Luego de publicado este artículo, la embajadora en Italia, Gloria Isabel Ramírez, se comunicó con El Espectador y respondió al episodio relatado por la directora del festival literario LEA, en Grecia, Adriana Martínez. La diplomática negó que haya retirado el apoyo oficial del gobierno nacional al evento por motivaciones políticas o ideológicas. Afirmó que la decisión obedecía al plan de austeridad que viene liderado el presidente Iván Duque y que, por lo mismo, debe dar prioridades. Según agregó, prueba de ello es que la Embajada de Italia, junto con el Festival de Música de Cartagena, respaldó un reciente evento cultural con la Orquesta Filarmónica de Medellín que acaba de terminar su gira por siete ciudades de Italia. Para celebrar el Día de la Independencia, añadió la embajadora Ramírez, también se hizo una invitación al artista José Darío Martínez, ‘Chabuco’ Martínez, quien estará viajando a Italia próximamente. Y a la Feria del Libro de Torino fue invitado Juan Esteban Constaín, quien habló sobre la vida y obra del Nobel de Literatura colombiano, Gabriel García Márquez, “todo dentro de una estrategia de traer nuevos talentos y posicionar a Colombia como un país ‘Naranja’, culto, creativo y maravilloso”, señaló la funcionaria.