Caída de Santos en encuestas

La percepción de inseguridad recrudecida por los conflictos del Cauca y el escándalo del hundimiento de la reforma a la justicia minaron la imagen del presidente Juan Manuel Santos.

En picada ha ido la imagen del presidente Juan Manuel Santos en el último año, al punto que la mayor parte de los colombianos —el 54%— se encuentran insatisfechos con su gestión. Este preocupante diagnóstico tiene como telón de fondo una serie de problemas que lo han puesto en el ojo del huracán: la creciente oposición del exmandatario Álvaro Uribe Vélez con su movimiento Puro Centro Democrático, la percepción de deterioro en la seguridad y el escandaloso trámite y hundimiento de la reforma a la justicia.

Así lo reveló la más reciente encuesta elaborada por la firma Ipsos-Napoleón Franco y contratada por la alianza de la revista Semana, RCN La Radio, RCN Noticias y La FM, en la cual queda en evidencia cómo se han derrumbado la imagen y la credibilidad del presidente. De acuerdo con el sondeo de opinión, hace un año el 68% de los colombianos se encontraba conforme con la gestión del presidente Santos, pero hoy la situación es muy diferente y sólo el 42% está satisfecho. Es más, el 54% de los encuestados manifiesta su insatisfacción con el actual gobierno. (ver encuesta).

Este panorama resulta a todas luces complejo para el Gobierno. El contexto de hoy dista mucho de lo que ocurrió hace dos años, cuando Santos se posesionó como mandatario con un respaldo electoral superior a los 9 millones de votos y consolidó a la Unidad Nacional, que reunió a casi todos los partidos, dejando sólo una marginal oposición en el Polo Democrático Alternativo. Hoy, explica César Caballero, director de la firma encuestadora Cifras & Conceptos, existe una férrea oposición que ha afectado al mandatario.

“Hace un año Santos no tenía oposición. Ahora el expresidente Uribe ha aprovechado los problemas de seguridad de forma poco ética para hacer política y le ha dado resultado. Por otro lado están los evidentes problemas de ejecución. Santos ha demostrado que su gobierno es reformista, pero sus ministros no. Tienen problemas de ejecución y es necesario que se presenten cambios en carteras como Salud, Educación y Defensa”, explicó Caballero.

Para el presidente del Congreso, senador Roy Barreras, quien ha sostenido que la reelección del presidente Santos es necesaria, el diagnóstico es preocupante. Afirma que la encuesta además “revela una pérdida de confianza en todas las instituciones por parte de los ciudadanos, lo que resulta grave porque se abre el espacio para el caos. Esa alerta roja nos pone en la obligación de recuperar la confianza”.

Barreras agrega que resulta preocupante que esta caída en la popularidad de Santos se convierta en un motivo de celebración para quienes le apuestan al fracaso del actual Gobierno y que “es irresponsable y oportunista la actitud de quienes están haciendo actos de pirotecnia electoral, pero yo creo que al presidente le quedan dos años para hacerlo bien, para darles vivienda a los colombianos más pobres, para seguir disminuyendo el desempleo, para continuar con el crecimiento económico y para aplicar la Ley de Víctimas”.

Aunque es evidente que el presidente Santos ya no cuenta con la tranquilidad política con la que inició su mandato, un repunte en las encuestas sólo podría darse como fruto de buenos resultados en materia de ejecución. Así lo plantea el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, quien afirma que “la primera parte del Gobierno fueron dos años de reformas, cambios legales y constitucionales. De aquí en adelante nos debemos dedicar a gerenciar en infraestructura, salud, educación y licencias ambientales”.

En el Gobierno son conscientes del mal momento y su principal dictamen es que les cuesta dar a conocer los avances logrados en la era Santos, por este motivo el mandatario inició la denominada “Vuelta a Colombia”, para dar a conocer los resultados de su gobierno. Además anunció una inversión social sin precedentes de $40,7 billones. En la nueva estrategia de comunicaciones y la acertada inversión está la apuesta del mandatario.

No obstante, son varias las ecuaciones que tendrá que resolver el mandatario para frenar la acelerada caída en las encuestas: mitigar el impacto de la férrea oposición del uribismo, mejorar en los resultados de seguridad y que él y su equipo de gobierno recuperen la sintonía con los ciudadanos, aun cuando esto incluya un remezón en su gabinete.