Calidad de vida en Colombia, por debajo de Panamá, Perú y Cuba

En el país en promedio un niño estudia 7,3 años mientras en Cuba lo hace 10,2. El informe de Naciones Unidas destacó el comportamiento de Brasil y Chile.

La esperanza de vida al nacer de un colombiano es de 73,9 años (en naciones como Sierra Leona es de 48,1 y en Japón de 83,6). En promedio un niño en Colombia estudia 7,3 años (en Estados Unidos 13,3 y en Guinea 1,6). Teniendo en cuenta estos datos, y otros más relacionados con los logros de los países en educación y salud, y la disponibilidad de recursos necesarios para ofrecerles a sus habitantes un nivel de vida digno, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) elaboró el Índice de Desarrollo Humano (IDH) 2013.

En un listado de 186 países, Colombia se ubicó en la casilla 91 (el año pasado había ocupado la 87). La calificación de este país, que tiene un rango de 0 a 1, ha tenido un ascenso sostenido desde 1980: mientras ese año su Índice de Desarrollo Humano llegaba a sólo 0,556 (la calificación que actualmente tienen países como India y Ghana), en 2012 ese puntaje llegó a 0,719, ubicando a Colombia en un rango definido por el Pnud como “desarrollo humano alto”. Aunque el país perdió cinco posiciones con respecto al año pasado, su valoración sigue siendo la misma.

El primer puesto de la lista fue para un país indestronable: Noruega (su calificación alcanza los 0,955). Australia se ubica en un segundo lugar que ha sabido mantener desde 1980. Y muy cerca, en el tercer puesto, está Estados Unidos, seguido por Países Bajos y Alemania.

El primero país de latinoamericano en el listado es Chile (puesto 40), cinco casillas más adelante está Argentina (ambos con un índice “muy alto”), y más adelante están Uruguay (51), Cuba (59), Panamá (59), México (61), Costa Rica (62), Venezuela (71), Perú (77), Brasil (85), Ecuador (89) y Colombia (91). La nación de América Latina peor calificada fue Guatemala (133). Los últimos puestos del ranquin, los países con un desarrollado humano “muy bajo”, fueron para Mozambique (185), República Democrática del Congo (186) y Níger (186).

Este año el informe se titula “El ascenso del sur” y, sin duda, los dos países latinoamericanos que tienen una posición protagónica son Brasil y Chile. La razón: el informe señala que “en las últimas décadas, países de todo el mundo han convergido en niveles más elevados de desarrollo humano” lo que permite concluir que “el mundo es cada vez más equitativo”. Sin embargo, destaca que las naciones del sur han “surgido con una velocidad y a una escala sin precedentes (…) Algunos de los países más grandes han hecho rápidos avances, en especial Brasil, China, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía. A su vez, también se ha registrado un progreso importante en economías más pequeñas, como Bangladés, Chile, Ghana, Mauricio, Ruanda, Tailandia y Túnez”.

Y continúa: “Por ejemplo, el despegue económico de China e India comenzó con alrededor de mil millones de personas en cada país, y en menos de 20 años la producción per cápita se había duplicado; se trata de una fuerza económica que afecta a una población mucho mayor que la de la Revolución Industrial. Se proyecta que para 2050 Brasil, China e India en conjunto representarán el 40% de la producción mundial en términos de la paridad del poder adquisitivo”. Incluso señala que en tiempos de incertidumbre, los países del Sur están sosteniendo colectivamente el crecimiento económico mundial, “apuntalando a otras economías en desarrollo, reduciendo la pobreza y aumentando sus riquezas a gran escala”.

 

Temas relacionados