Cámara anuncia disposición de escuchar a Angelino Garzón

En medio de los choques entre el senador Roy Barreras y el vicepresidente, el presidente de la Cámara, Augusto Posada, se mostró a la espera de que Garzón formalice su petición.

En medio de la confrontación pública entre el presidente del Senado, Roy Barreras Montealegre, y el vicepresidente Angelino Garzón, la Cámara de Representantes anunció su disposición de escuchar al alto funcionario, según la petición que hizo el pasado fin de semana en rueda de prensa desde el departamento del Cesar.

El presidente de la Cámara, Augusto Posada Sánchez, dijo que “las puertas de la Cámara de Representantes están abiertas para escuchar al señor Vicepresidente y desde luego cumplir con todas las expectativas que tiene el país alrededor de este alto y digno cargo”.

Será escuchado al instante en que él lo solicite. No ha hecho oficial su soplicitud pero inmediatamente lo solicite, las puertas de la Cámara están abiertas para el doctor Angelino Garzón”, aseguró.

El pasado fin de semana el vicepresidente pidió a la Cámara y al Senado que lo escuchen para él dar a conocer detalles reales sobre su condición de salud. (Lea más de la petición del vice)

Frente a la polémica pública por la negativa de Garzón al examen ordenado por el Senado, para Posada, la carta de Roy Barreras del pasado lunes busca que se dé “claridad” alrededor de si el vicepresidente debe o no aceptar que se le practique dicho ‘parte’. (Lea más de la decisión de Barreras).

“En la mesa directiva del Congreso siempre estamos sujetos al cumplimiento de la norma y en ningún momento nos prestaremos a algo diferente”, indicó Posada.

Finalmente, el representante anunció su férrea oposición a la posible eliminación de la vicepresidencia, según el proyecto tramitado en la misma Cámara.

“La Vicepresidencia le brinda seguridad jurídica y política al sistema democrático colombiano”, insistió.
 

 

últimas noticias

Murió el exministro Abdón Espinosa Valderrama

Ciudadanía organizada contra la corrupción

Empieza la otra batalla del Nuevo Liberalismo