Cámara de Representantes concluye aprobación de blindaje jurídico de Acuerdo de Paz

La Plenaria aprobó la conciliación de la reforma constitucional para la paz que eleva a Acuerdo Especial lo que pacten el Gobierno y las Farc en Cuba.

El presidente Juan Manuel Santos y el jefe de la guerrilla de las Farc Timoleón Jiménez, alias Timochenko, se dieron la mano durante una reunión en La Habana el 23 de septiembre de 2015.Archivo El Espectador

La plenaria de la Cámara de Representantes concluyó este jueves la aprobación del Acto Legislativo para la Paz que establece el blindaje jurídico para lo que pacten el Gobierno y las Farc en Cuba. La corporación aprobó la conciliación con una votación de 89 a favor y 16 en contra.

Dentro de lo aprobado quedó incluido un artículo transitorio que establece que el Acuerdo Final con las Farc se constituye en un Acuerdo Especial, en los términos de la Convención de Ginebra de 1949. Además se incorpora al bloque de constitucionalidad.

Igualmente, el Acto Legislativo contempla un procedimiento ‘exprés’ que agilizará el trámite de las propuestas legislativas para consolidar la paz y le otorga facultades extraordinarias al Presidente de la República para expedir decretos con fuerza de ley.

Como pocas veces sucede en las votaciones de una conciliación, se abrió un profundo debate sobre lo qué siendo aprobado por el Congreso.

Al respecto, el representante Hernán Penagos Giraldo, ponente de la reforma, explicó que la refrendación popular queda establecida como una medida obligatoria para que pueda entrar en vigencia la reforma.

Este proyecto está condicionado al proceso de refrendación. Este Congreso no ha hecho nada diferente a actuar de manera responsable y con sentido democrático porque aunque el acto legislativo podría tener vigencia de manera inmediata, se condicionó al proceso de refrendación”, sostuvo.

La tesis del santismo en la aprobación de la reforma ha sido que serán los colombianos quienes en últimas decidan si se implementa el acto legislativo y pasa a ser parte del bloque de constitucionalidad.

Este acto legislativo también contempla otro “seguro” –de acuerdo a Penagos– porque la reforma se pone a consideración de la Corte Constitucional para un examen que determine si cumple con los parámetros constitucionales.

Lógicamente, el Centro Democrático arreció en contra de la iniciativa promovida por el Gobierno de Juan Manuel Santos. El representante Edward Rodríguez dijo que “esperamos que la Corte Constitucional reciba las firmas de la ‘Resistencia Civil’ en la demanda contra este proyecto porque un proceso de paz mal llevado genera nuevas violencias”.

A su turno, el representante Álvaro Hernán Prada dijo que “la paz verdadera debe ser preservar el ordenamiento jurídico y mantener la Constitución como norma de normas”.

Ahora sólo resta el visto bueno de la Plenaria del Senado para que sea realidad el blindaje jurídico planteado por el Gobierno al eventual acuerdo final de paz de Cuba.