Cambio de estrategia de Santos, hacerse pasito con el uribismo

Funcionarios y entidades del gobierno hicieron eco a la carta enviada por el presidente a Álvaro Uribe, con la campaña en Twitter #yomereconciliocon. El uribismo niega que el texto haya llegado al expresidente.

Presidente Juan Manuel Santos junto al senador Álvaro Uribe. /AFP

El presidente Juan Manuel Santos inició un intento por reestablecer las relaciones con su principal opositor, el exmandatario Álvaro Uribe Vélez. Esta vez la estrategia fue redactar una carta en la que lo invita a trabajar juntos por la paz del país. De igual forma, con la intención de dejar de lado la confrontación política, los ministros de Gobierno empezaron en redes sociales la campaña #yomereconciliocon.

En el texto, Santos rememora los momentos que vivió junto a Uribe en el poder y destaca que los diálogos de paz que se llevan a cabo en La Habana no hubieran sido posibles sin él.

El resto de la carta es una explicación del proceso de paz que pareciera ser no solo para Uribe sino para todo aquel que se interese por la negociación. Sobre esto, el senador Ernesto Macías, del Centro Democrático, aseguró que la intención del presidente es solamente que los medios difundan la misiva. Mientras tanto, Uribe se encuentra en Italia y ha dado entrevistas a varios medios europeos en las que ha repetido que “Santos le está entregando el país a las Farc”.

Curiosamente, el presidente en su carta termina haciendo referencia a un mensaje del Papa Francisco el mismo día en el que Uribe se reunió con el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano. “No podemos permitir otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación", fue la cita escogida por Santos para terminar el texto.

Al mismo tiempo que Santos enviaba mensajes de paz a su principal contradictor, desde las cuentas de twitter del gobierno y altos funcionarios, pusieron en marcha una campaña a través de las redes sociales con la etiqueta #yomereconciliocon.

La Ministra de Educación, Gina Parody, trinó un mensaje dirigido al procurador, Alejandro Ordoñez, en que le planteaba que “juntos podemos construir una Colombia en paz”. Su pareja, la exministra de Comercio y Transporte, Cecilia Álvarez Correa, también usó el lema de la campaña junto con una foto para invitar a bailar al senador Uribe. La exfuncionaria se ha mantenido muy activa en las redes sociales. Ayer se inició en lo que ella llama una “youtuber mayor de 60” y opinó sobre el paro camionero que afecta al país.

 

La propuesta de reconciliación por la paz forma parte de las campañas entre quienes respaldan los acuerdos de La Habana y ahora le están apostando a la cesar las discordias y los detractores encarnados en la arena política por el Centro Democrático, que se ratifican en su “resistencia civil” a la negociación.

Ya el gobierno había emprendido esfuerzos para ambientar la votación del plebiscito para refrendar los acuerdos con la campaña “Sí a la paz”, iniciada el 13 de junio y encabezada por el presidente y todo su gabinete. Este nuevo intento por disminuir la brecha política que los separa se da a puertas de la firma final del acuerdo de paz con las Farc.

El Centro Democrático niega que la carta haya llegado a su destinatario final, sin embargo, desde todas las cuentas del Gobierno se hace alarde de la campaña de reconciliación. Una reconciliación que no se ve fácil. El teléfono roto es una constante entre los altos funcionarios y la oposición.

Temas relacionados