“Camila Abuabara es una víctima del sistema de salud”: Robledo

El senador Jorge Robledo hizo votos para que el fallecimiento de la joven se convierta en el inicio de la transformación que necesita el sistema de salud en el país.

Tras el fallecimiento de Camila Abuabara –cuyo caso abrió un amplio debate en la opinión pública sobre el uso de los recursos públicos destinados a la salud– el senador Jorge Robledo sostuvo que la joven fue víctima del sistema.

De acuerdo con Robledo, aunque nadie garantizaba que Abuabara hubiera sobrevivido al cáncer que la afligía en otras circunstancias, su caso evidenció que el sistema de salud colombiano no operó como debía.

Camila es una víctima del sistema de salud, dicho sistema funcionó en buena medida contra ella, ósea que las posibilidades de que en otras circunstancias se hubiera salvado (le he oído decir a los médicos) hubieran sido sin duda mayores a las que tuvo en este caso”, indicó el congresista en diálogo con La W Radio.

Robledo reconoció el valor de la joven y señaló que es un símbolo para la juventud, la mujer, el sistema, entre otras; y elevó votos para que su caso sea el inicio de la transformación que necesita el sistema de salud en Colombia.

“Hacemos votos para que este hecho doloroso se convierta en el inicio de la transformación que se necesita para que no tengamos que seguir asistiendo a situaciones tan dramáticas como estas”, agregó el senador del Polo Democrático.

El congresista expresó además que la ley colombiana no está orientada para los colombianos, sino para el ‘negocio financiero’ de las EPS: “las EPS son la cabeza del sistema y por eso pueden darse el lujo de quebrar hospitales, clínicas o lo que quieran”.

Por otro lado, Robledo explicó lo que denominó ‘una pelea a muerte’ entre lo que necesita la gente y lo que dan quienes hacen el negocio, haciendo énfasis en que se trata de una contienda desigual.

Cada vez que una EPS logra negar a un ciudadano un medicamento o un procedimiento, le suena la caja registradora y esa es una batalla tremendamente desigual entre un paciente débil, enfermo y de familia sencilla contra monstruos económicos ultrapoderosos cargados de abogados, ahí termina perdiendo el paciente”, preció