La campaña se pone 'picante'

El presidente-candidato Juan Manuel Santos presenta hoy su plan para un segundo mandato. Cabeza a cabeza entre Óscar Iván Zuluaga y Enrique Peñalosa por llegar a la segunda vuelta.

Juan Manuel Santos estuvo este fin de semana en Pasto, donde pidió apoyo para consolidar la paz en el país. / Campaña

Un paro agrario que para el Gobierno no tiene justificación y sólo busca afectar políticamente al presidente-candidato Juan Manuel Santos, a 28 días de la primera vuelta de las elecciones. Y dos encuestas cuya principal conclusión es que definitivamente el nuevo mandatario de los colombianos se definirá en segunda vuelta, y aunque el jefe de Estado gana en todos los escenarios, las distancias se acortan y el repunte de quienes aparecen como sus principales rivales —Óscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático, y Enrique Peñalosa, de la Alianza Verde— son evidentes. Son los hechos políticos que hoy le ponen ‘picante’ a la recta final de una campaña electoral que para muchos le ha faltado emoción.

En efecto, en la encuesta de Ipsos Napoleón Franco para RCN radio y televisión, la FM y la revista Semana, Santos gana en primera vuelta con un 23% de la intención de voto, contra 15% de Zuluaga y 11% de Peñalosa. Para segunda vuelta también supera a los dos: 34 contra 23%, en el caso del candidato del Centro Democrático, y 33 contra 24%, frente al de la Alianza Verde. En el otro sondeo, realizado por Datexco para El Tiempo y la W, el presidente-candidato obtiene inicialmente el 28,3% de la intención de voto, contra un 16% de Zuluaga y un 17,7% de Peñalosa. Para segunda vuelta le gana a este último (34,1 contra 28,5%) y a Zuluaga (36,2 contra 26,6%).

En ambas encuestas el voto en blanco sigue siendo alto: 14% en la de Ipsos Napoleón Franco y 17,3% en la de Datexco. Una rápida comparación con los resultados de los sondeos de meses anteriores —incluyendo incluso los estudios de Gallup— permite establecer que la campaña reeleccionista del jefe de Estado alcanzó su techo y que la expectativa en estas cuatro semanas que quedan estará en saber quién será su rival para lo que puede considerarse como el ‘repechaje’, donde, como se sabe, además de las propuestas y las ofensivas publicitarias, entrarán a jugar las alianzas y en ese nuevo escenario cualquier cosa puede pasar.

Lo que se ve por ahora, eso sí, es que el Partido Conservador, cuya candidata Marta Lucía Ramírez nada que despega, podría ser un jugador decisivo. Ya se sabe que la ‘pesada’ de su bancada en el Congreso prefiere acompañar la aspiración reeleccionista del presidente Santos, pero también que las llamadas ‘bases’ de la colectividad, quienes están con Ramírez, comulgan más con los lineamientos del uribismo. Para la muestra un botón: este fin de semana, en Bucaramanga, Óscar Iván Zuluaga recibió la adhesión de un grupo de dirigentes conservadores, liderados por los excongresistas Carlos Arturo Santoyo y Antonio Marín, entre otros.

Otro sector que tampoco se puede desconocer en la lucha por los votos en una segunda vuelta es el de la izquierda. Más allá de la candidatura de la alianza Polo Democrático-Unión Patriótica, con Clara López —a quien se le ve en puestos de retaguardia en las encuestas—, hay otros actores que quieren juego, como el de los progresistas, que se suponen están con la Alianza Verde, pero donde muchos no quieren acompañar a Peñalosa y no le perdonan a Santos sus posturas frente a la destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Y si bien es cierto que el apoyo a los diálogos de paz con las Farc es clave para la izquierda, ello no garantiza que se vaya a apoyar al presidente.

Pero así como hay quienes creen que Santos se estancó, hay también quienes consideran que falta ver los frutos de la estrategia de dejar ‘lo mejor’ para el final, como dicen en las huestes de la Unidad Nacional. Lo cierto es que hoy el presidente-candidato tiene planeado lanzar su programa de gobierno para un segundo mandato y comenzar una correría por varias regiones del país para presentar sus 25 propuestas sectoriales en educación, vivienda, infraestructura, agua, justicia, energía, seguridad, etc. Una estrategia que, sin embargo, ve como su mayor obstáculo el anunciado paro agrario, que pese a los esfuerzos del Gobierno, no ha sido posible neutralizarlo. Falta ver qué tanto alcance tiene la protesta, pues el paro del año pasado hizo mucho daño.