La campaña en tiempos de Mundial

Zuluaga, incapacitado por laringitis. Uribe insta a un periodista para que revele un supuesto fraude que planea la Registraduría. El comunicador lo desmiente. La Fiscalía dice no tener denuncia formal. Cinco policías sancionados por participación en política y la Procuraduría haciendo duras advertencias. El río revuelto de una elección polarizada.

El presidente-candidato Juan Manuel Santos estuvo ayer de campaña en Usme, al sur de Bogotá. / AFP Por laringitis, Óscar Iván Zuluaga no pudo asistir ayer al debate de Caracol Radio ni al de RCN Televisión. / EFE

En medio del fervor por el comienzo del Mundial de Fútbol de Brasil 2014 —que quiérase o no distrae la atención pública—, las campañas presidenciales enfilan baterías para afrontar la jornada definitiva de este domingo, mientras siguen a la orden del día los chismes y las acusaciones, involucrando incluso al periodismo. Una recta final que se da también con el obligado reposo que desde ayer y hasta el sábado deberá guardar Óscar Iván Zuluaga, el candidato del Centro Democrático, aquejado por una laringitis aguda que le ha llevado a cancelar su agenda, incluyendo varios debates en medios de comunicación frente al presidente-candidato Juan Manuel Santos.

Lo cierto es que a sólo cuatro días de las elecciones, el nerviosismo es evidente teniendo en cuenta que la mayoría de las encuestas pronostican un apretado empate. Y aunque tanto Santos como Zuluaga han dicho que respetarán el dictamen de las urnas, hay señales que a algunos preocupan. Como las duras acusaciones del expresidente Álvaro Uribe contra el periodista Juan Carlos Giraldo, de RCN Televisión, quien según el exmandatario había dicho que la Registraduría tenía “lista y arreglada” la reelección de Santos. “Juan Carlos Giraldo, aprovecha tu cercanía con la Fiscalía y denuncia lo que sabes de la Registraduría sobre fraude a favor de Santos”, fue uno de los trinos de Uribe.

Y es que según el expresidente, el comunicador habría comentado que la Registraduría tiene asegurada la reelección del hoy jefe de Estado “llenando tarjetones por cifra margen de error”. Además, Uribe también denunció una supuesta reunión del senador del Partido de la U Musa Besaile con el delegado del ente electoral en Montería: “Registradores de Montería, que no los presione ni Musa Besaile ni otro”, escribió en su cuenta de Twitter. Anoche, tanto el Gobierno Nacional como el Partido de la U, solicitaron a Uribe que respalde con pruebas las graves acusaciones de que en el norte del país se estaría fraguando un fraude electoral a favor de Santos. Sin duda, una serie de cuestionamientos que le echan más leña al ya encendido fuego de la actual campaña por la primera magistratura del Estado.

Las acusaciones directas contra Giraldo generaron una tormenta en la misma red social de Twitter, donde el periodista desmintió tener información sobre el supuesto fraude al que se refiere Uribe. “Confieso que tengo miedo. Alguien está difundiendo que poseo información de delitos en la Registraduría y eso es falso”. “Desmiento categóricamente que yo tenga información o que escuché que la Registraduría vaya a manipular tarjetones para ayudar a Santos”, trinó Giraldo, explicando que su cuenta y su correo electrónico estarían siendo manipulados. Para algunos analistas, se trata de una muestra de la estrategia uribista de lanzar trinos para difundir especies que luego se quedan sin sustento y no faltó quien dijera que todo apunta a desconocer un eventual resultado adverso el próximo domingo.

Por los lados de la Fiscalía General de la Nación, el vicefiscal Jorge Perdomo informó que hasta ayer no se habían recibido denuncias formales al respecto. “Cuando las denuncias se pongan en la Fiscalía es cuando arrancamos la investigación y hasta el momento no las hemos recibido (…) además Twitter no tengo, así que no leo eso”, respondió el funcionario. Y aunque según Perdomo son seis los departamentos que presentan alto riesgo de cara a las elecciones del domingo —Atlántico, Sucre, Córdoba, Norte de Santander, Nariño y Chocó— para esta segunda vuelta de las presidenciales el ente acusador no ha recibido queja alguna.

Una postura contraria a la del procurador Alejandro Ordóñez, quien durante su participación en un foro sobre garantías electorales en Sincelejo (Sucre), reveló que al Ministerio Público sí han llegado numerosas quejas sobre las dos campañas presidenciales, haciendo una advertencia directa al Gobierno: “Existe un ambiente de hipersensibilidad (…) parecería que algunos olvidan que existe la Ley de Garantías y que los ministros no pueden ser jefes de debate del señor presidente. A la Procuraduría no le ha temblado ni le temblará la mano para tomar las decisiones que correspondan”, dijo.

Una ‘indirecta’ que necesariamente hay que relacionar con los reclamos de la campaña del Centro Democrático por las actuaciones de algunos ministros en concreto, como el de Vivienda, Luis Felipe Henao, quien recientemente reveló que están en curso denuncias penales con el fin de establecer qué pasó con el dinero de los bonos de agua (conocidos también como bonos Carrasquilla) destinado a obras de acueducto y alcantarillado aprobadas por Óscar Iván Zuluaga cuando era ministro de Hacienda. O quizá por la visita que hicieron a Mocoa los jefes de las carteras de Minas y de Transporte para anunciar obras claves.

“Ni la función pública ni el presupuesto público pueden interferir la expresión de la voluntad del elector”, enfatizó Ordóñez, anunciando que ya designó a procuradores delegados de su entera confianza en los departamentos de Santander, Magdalena, Atlántico, Valle del Cauca, Antioquia, Cauca, Quindío, Córdoba, Sucre y Chocó, para ejercer función de vigilancia especial antes, durante y después de los comicios del domingo. Y, por cierto, a propósito de participaciones indebidas, también ayer se conoció de la separación de sus cargos de cinco miembros de la Policía por estar haciendo proselitismo político.

Y así va la campaña. Un ir y venir de rumores que se mueven sobre todo a través de las redes sociales, sin que se presenten pruebas; con decisiones como la de los policías, un candidato incapacitado, advertencias de la Procuraduría y pronunciamientos de la Fiscalía. Eso sí, cada quien tratando de hilvanar la mayor cantidad de respaldos posibles, pues desde hoy la atención estará puesta en la selección de Colombia y en el Mundial de Brasil.

Así, por ejemplo, ayer se conoció la adhesión de un grupo del peñalosismo, liderado por el senador electo Iván Name, a la campaña de Zuluaga, mientras Santos recibió el respaldo del magisterio de Bogotá. Es el tire y afloje de una campaña que pasará a la historia como una de las más polarizadas y agresivas, donde el debate de las ideas estuvo relegado en las últimas semanas por el juego sucio y los chismes, y ahora, en estos cuatro días, por el fútbol.

Temas relacionados
últimas noticias

El gabinete de Duque por regiones

Duque anuncia a Susana Correa Borrero en el DPS

Mockus, una vida de provocaciones