Cepeda radicó queja disciplinaria contra Uribe por actuaciones de “Caya” Daza

Noticias destacadas de Política

El senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, solicitó a la Procuraduría investigar al senador Álvaro Uribe y determinar si este fue un factor determinante en las presuntas actividades políticas realizadas por María Claudia Daza, conocidas en los audios de José Guillermo Ñeñe Hernández.

Iván Cepeda, senador del Polo Democrático pidió que se investigue la responsabilidad de Álvaro Uribe, senador del Centro Democrático, en las actuaciones de María Claudia Caya Daza, exmiembro de su Unidad de Trabajo Legislativo (UTL). Concretamente, Cepeda radicó una queja disciplinaria solicitándole a la Procuraduría que indague si Uribe actuó en calidad de determinador en las actividades políticas realizadas presuntamente por Daza, quien —según las interceptaciones legales hechas a José Guillermo Ñeñe Hernández en 2018— habría incurrido en el delito de compra de votos en favor de la campaña presidencial de Iván Duque Márquez.

Según el senador de la oposición, los hechos son una “grave falta disciplinaria” que no solo involucra a María Claudia Daza, sino también a su hoy exjefe, el senador Uribe, pues es de conocimiento de los congresistas que los integrantes de sus UTL están impedidos para realizar labores políticas y, particularmente, en el marco de campañas electorales.

“El análisis de los hechos relacionados, (…) permite inferir que Álvaro Uribe Vélez habría determinado que su ex asistente en la Unidad de Trabajo Legislativo del Senado de la República, María Claudia Daza Castro, interviniera en política a su nombre” señala la queja presentada por Cepeda.

(Lea: Ñeñepolítica: un capítulo más)

En caso de que Procuraduría determinara que en efecto así ocurrió, el senador Uribe sería “transgresor” del Código Disciplinaria Único, el cual establece que los servidores públicos tienen prohibido imponer a otro empleado público trabajos ajenos a sus funciones o impedirles el cumplimiento de sus deberes. “Además, que son faltas gravísimas utilizar el empleo para presionar a particulares o subalternos a respaldar una causa o campaña política o influir en procesos electorales de carácter político partidista”, argumentó Cepeda.

En la queja disciplinaria también hace énfasis en que Uribe habría incurrido “en la prohibición contenida en el artículo 38 de la Ley 996 de 2005″, norma que reglamenta la elección de Presidente de la República, pues establece que es ilegal que los funcionarios del Estado acosen, presionen o determinen en cualquier forma a sus subalternos para que estos respalden alguna causa, campaña o controversia política, según se lee en dicha ley.

(Lea también: Directora del Centro Democrático y gerente de la campaña de Duque declararon por Ñeñepolítica)

En ese sentido, según la lectura de Cepeda, la condición de María Claudia Daza era de subordinada y “podría inferirse que su participación en la campaña del presidente Duque la realizó por instrucción del exmandatario, de acuerdo con las conversaciones reveladas por diversos medios de comunicación”, se lee en la comunicación sobre la solicitud. Para sustentar ese argumento presenta, entre otras pruebas, una nota de prensa del espacio digital de Vicky Dávila, en Semana, en el que se demostraría que Daza relataba sus actividades al interior de la campaña presidencial del Centro Democrático, cuyo sustento está en las visitas que realizó a Manaure y Uribia, en La Guajira.

Además, en las conversaciones sostenidas por Daza se entiende, según puntualizó Cepeda en su comunicado, que “que tiene alineado al senador Uribe”: En ellas, “cuenta que tenía conocimiento de la agenda electoral, que tenía poder para tomar decisiones y, por lo que ella misma dice en otras conversaciones, que cumplía órdenes cuyos resultados debía informarle permanentemente al expresidente Uribe”.

Le puede interesar: Revive la ñeñepolítica en la Comisión de Acusación

“El comportamiento de María Claudia Daza evidencia no solamente el grado de influencia que tenía frente a su jefe, el senador Uribe, sino también que éste estaba al tanto de las actividades que ella realizaba. (…) En síntesis, la participación activa de María Claudia Daza Castro, en la campaña a la Presidencia de Iván Duque, en 2018, no solamente no pudo realizarla sin la aquiescencia de su jefe, el senador Álvaro Uribe Vélez, sino que necesariamente tuvo que ser determinada por él”, concluyó el senador Cepeda. Esta queja, finalmente, sería un insumo para el entendimiento del caso denominado como la ñeñepolítica y que hasta ahora, si bien sigue en indagación por parte de las autoridades, genera dudas en torno a la transparencia con la que se manejó la contienda electoral que puso al presidente Duque en el poder y cuyo mandato termina en dos años.

Lea también: Inspección a sede del Centro Democrático aviva la Ñeñepolítica

Comparte en redes: