Cesantías servirán para asegurar universidad de los hijos

Un proyecto de ley que pasó a sanción presidencial busca establecer un sistema de prepago de la universidad de los dependientes.

El Congreso de la República aprobó en último debate un proyecto de ley que tiene como propósito asegurar la educación superior de los hijos al permitir que las cesantías puedan ser destinadas a prepagar la universidad de los dependientes.

El senador Iván Duque, autor del proyecto, explicó que la intención es que el dinero abonado por el concepto de cesantías de las personas pueda ser retirado parcialmente para destinarlo prefinanciar la educación superior de los hijos a través de la figura de ahorro programado o de seguros educativos, según sea la preferencia de cada persona.

Con esta iniciativa se dinamizará la oferta de seguros educativos en el país y se permitirá a un amplio sector de la clase media financiar la educación superior de sus hijos y al mismo tiempo liberar recursos al final de su ciclo profesional para acumular mayor ahorro y contribuciones a esquemas pensionales, entre otros.

Mecanismos como el propuesto van a cobijar a miles de personas afiliadas a los fondos privados y al Fondo Nacional del Ahorro. Según Duque, la iniciativa beneficiará a los jóvenes, pues facilitará el aseguramiento de su educación, y a los padres, alivianando los costos en etapas de la vida donde cotizar a pensión con más recursos se convierte en un mejor ingreso para la jubilación.

ABC de la iniciativa

• ¿En qué consiste la iniciativa?

El proyecto de ley busca que las cesantías puedan ser abonadas para el prepago de la educación superior de hijos o dependientes través de las figuras de ahorro programado o seguro educativo, según su preferencia.

• ¿El artículo 102 de la Ley 50 no permite hacer eso?

No, el artículo 102 de la Ley 50 expresa que: “Para financiar los pagos por concepto de matrículas del trabajador, su cónyuge, compañera o compañero permanente y sus hijos, en entidades de educación superior reconocidas por el Estado. En tal caso el Fondo girará directamente a la entidad educativa y descontará el anticipo del saldo del trabajador, desde la fecha de la entrega efectiva (…)”.Es decir, no tiene la posibilidad de permitir que se haga un ahorro programado o se prepague un seguro educativo.

• ¿Cuántas personas podrían verse beneficiadas con el proyecto de ley?

Miles de personas afiliadas a los fondos públicos y privados de cesantías

• ¿Qué población recibiría el beneficio directo de la iniciativa?

Se beneficiarían los jóvenes, pues a través del proyecto se facilitaría el aseguramiento de su educación superior. También se beneficiarían los padres de familia, quienes verían aliviados los costos educativos de hijos y dependientes en etapas de la vida donde cotizar a pensión con más recursos se convierte en un mejor ingreso para la jubilación.

• ¿Quién reglamentaría la ley y cuánto tiempo tendría para hacerlo?

El Gobierno Nacional sería el encargado de reglamentar la ley y tendría un plazo máximo de seis meses para hacerlo después de promulgada la ley.